Notas

157

Hay fases en las que escribes. Otras fases en las que prefieres leer y a ver qué pasa. Y luego están esos días en los que prefieres desconectar de ti mismo para nutrirte de todo lo demás, abriéndote nuevos mundos, cerrándote en banda, pensando en por qué aquello y en lo minúsculas que son las huellas que dejamos en la arena. 

Quién no se merece una desconexión mental de las obligaciones para centrar los sentidos única y exclusivamente a aprender, a engordar para mejor, buscando nuevos argumentos que desafíen lo que escribiste hace dos semanas, lo que leíste hace tres. De eso se trata, ¿no? De ver el cambio en nosotros en base a pequeños momentos de aislamiento racional para empacharnos de doble dosis emocional.

Vacaciones. Desconexión. Búsqueda de nuevos comienzos que no empiecen en septiembre, y que duren algo más que un calendario.

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.