Notas

163

image

– Mamá, ¿puedo coger el SIDA de la hierba? – preguntó Layton el verano pasado.
– No – dijo la dra. Clair – Sólo puedes coger fiebre de las garrapatas de las Montañas Rocosas.
Estaban jugando al mancala. Yo estaba en el sofá, trabajando en mis líneas topográficas.
– ¿Puedo contagiarle el SIDA a la hierba? -preguntó Layton.
– No – dijo la dra. Clair.
Tap, tap, tap, hacían las piedras en los agujeros de madera.
– ¿Has tenido SIDA alguna vez?
La dra. Clair levantó la vista.
– Layton, ¿qué demonios te pasa con el SIDA?
– No sé – contestó Layton -, solo que no quiero cogerlo. Angela Ashford dijo que era algo malo y que probablemente yo lo tenía.

La dra. Clair miró a Layton con las piedras del mancala todavía en la mano.
– Si Angela Ashford vuelve a decirte algo así, tú le contestas que sólo porque se sienta insegura por ser una niña en una sociedad que ejerce una presión insoportable para que las niñas estén a la altura de determinados estándares físicos, emocionales e ideológicos, muchos de lo cuales son inapropiados, malsanos y se autoperpetúan, no tiene por qué volcar su autorrechazo en quien no lo merece, en un chico estupendo como tú. Puede que hayas heredado algún problema, pero eso no significa que no seas un chico estupendo con buenos modales y, desde luego, no significa que tengas SIDA.
– No estoy seguro de poder acordarme de todo eso – dijo Layton.
– Bueno, pues entonces dile a Angela que su madre es una peor escoria borracha de Butte.
– Vale – dijo Layton.
Tap, tap, tap, hacían las piedras.

(Extracto del libro “Las obras escogidas de T.S. Spivet” – Reif Larsen)

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.