autodefinicion
Archivo,  Introspección

Autodefinición

Empecemos por la autodefinición. Estoy programada para ser y hacer todo lo que soy y hago. Llámalo biología, naturaleza, genes, respuestas nerviosas. Pero estoy programada. Estoy programada para ser heterosexual, por ejemplo. No lo he decidido voluntariamente. No tengo el poder de controlar mis emociones y hacia quién siento qué. Yo no decido por quién me siento atraída o no. Ojalá. Me gustan las personas capaces de reírse de sí mismas mientras me hacen reír a mí. Capaces de hacerme sentir vulnerable en un ambiente seguro, alerta a consecuencias sin importancia. ¿Por qué? No tengo ni idea.

Mi vida está compuesta en su mayoría por reacciones automáticas. Autoemociones. Atracción automática. Respiración automática. Siento placer, miedo, odio, asco, felicidad automáticamente hacia cosas y personas y situaciones, y no encuentro una explicación. Respuestas automáticas que no puedo controlar porque forman parte de mi libro de instrucciones. Cuando escribo, escribo automáticamente, porque mi cerebro está preparado para expresarse de esa manera, y no otra. Mis ideas nacen ya encajadas en el molde de las palabras, no puedo hacer nada para cambiarlo. ¿Y el mérito?

Lo fácil es seguir tu naturaleza y cumplir punto por punto tus instrucciones de uso. No tienes que esforzarte en ser otra persona. Y eso no me mola. La clave, la magia, reside en las cosas que creo involuntariamente, sin darme cuenta, pese a mí. Lo manual que surge de mis movimientos automáticos. Este post. Los cuadros de Pollock. Lo que empezó siendo una serie de fotografías de fruta en descomposición. Lo que acabó siendo un libro. No estoy programada para entender por qué hay gente que no entiende que no hay instrucciones universales en el ser humano. Yo soy heterosexual, es lo que soy, es parte de lo que me define. Una de mis condiciones necesarias pero no suficientes. Pero tú puedes amar de mil formas diferentes, que yo no te señalaré con el dedo. #LoveisLove. No me avergüenzo de autoetiquetarme. Mientras sea yo quien lo haga. Negarlo sería negarme. Soy así por autodefinición.

Estoy programada para que cierto tipo de personas me produzcan desprecio, malestar, incomodidad, rechazo y asco, en ocasiones. No me puedo evitar. Pero también estoy programada para conectar con seres como yo. Muy pocas veces he conocido a alguien por la que mereciera la pena conectar. Tengo tres amigos. Tres. Pero ésto:

«Puede que en tu intento por dejar atrás lo que te atormenta, también estés alejando a la chica que te gustaba ser. La dura, la fuerte, la sincera. La que no tenia miedo a ser quién es porque no tenía tiempo para bromas. Al mundo le intimidan las personas así…pero son las que valen la pena. No te conformes con ser una imitación o la mitad de lo que eras. ¿Desde cuándo eres tú de las que se conforman? ¿Desde cuándo te das por vencida? Me da igual si has encontrado respuesta a esas preguntas. La respuesta es no. No eres esa clase de persona.

A veces siento que tú y yo somos como las vías de un tren. Divergentes y convergentes. Muy cercanas, que hasta nos cruzamos, y luego lejanas, dejando pasar meses hasta volvernos a encontrar. Pero sigo siendo parte de ese viaje, y las vías siguen avanzando sin importar las estaciones que cada cual visite en el camino. Lejos o cerca, pero paralelas.«

Estoy programada para atacar cuando creo que me invaden. Estoy programada para caerte bien si creo que mereces la pena, para que me caigas bien si me siento segura. Estoy programada para llorar si siento que he perdido algo que no voy a recuperar, lo mismo da si me ocurre a mí o es a través de una película. Tengo un gran libro de instrucciones de uso que dice que si tengo hambre o duermo poco, muerdo. Si pierdo el control y no lo encuentro de nuevo, tiemblo. Si me sirves un té sin pedirlo, sonrío. Si me abrazas por detrás, puede que me asuste. Si me susurras algo al oído, mi piel te responderá en formato escalofrío. Si siento que estoy perdiendo, me rindo. Si guardo rencor, se convierte en un estigma. Si me decepcionas, me convierto en silencio.

Estoy programada, y tú, y el de al lado. Pero no todos se han molestado en leerse sus propias instrucciones: homosexuales que pretenden ser heterosexuales, falsas amistades, mentiras a terceros y autoengaños, interpretaciones emocionales, planes que sabes que nunca cumplirás, sonrisas de arena, lágrimas de cocodrilo.

¿Y tú, por qué amas lo que amas? ¿Por qué odias lo que odias? ¿Por qué te echas a temblar cuando te tocan detrás de la oreja? ¿Contra qué luchas? ¿Cuándo pierdes los nervios? ¿Por qué no te estremeces al tacto del hielo? ¿Lo sabes?

Yo tampoco.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *