cambiar-de-vida
Archivo,  Introspección

Como si cambiar de vida fuera fácil

Tienes dos vidas que vivir, la que te han dado por defecto y la que decides construir con lo que sea que tengas a mano, miedo, ganas de experimentar, sueños. Llámalo x. Como si fuera fácil cambiar de vida.

Hace un año gritaba a los cuatro vientos lo mucho que odiaba Escocia. La oscuridad a las 3 de la tarde, la lluvia, olvidarme el paraguas, el acento imposible, la cultura, la ausencia de contacto físico, la lejanía de los que más me querían. La soledad me arañaba la piel, podías ver la desesperación y la pena en mi cara demacrada. Que 6 kilos menos son muchos kilos. Porque cometí el error de pensar que sería fácil. No lo es. Salí de una cuna de oro en la que nunca me faltó de nada.

Malo conocido 1 – 0 Libertad

Mi vida por defecto era tan perfecta por fuera que no quería tomarme la pastilla roja. No quería abrazar la dolorosa verdad de mi realidad y decir adiós a mi casa de toda la vida, mi trabajo de los últimos dos años y medio, mis amigos, el gimnasio, mi corazón a medio hacer, mis idas y venidas. Todo cuanto había conocido.

Para qué cambiar si funciona. Pero no funcionaba. Cada día me levantaba con la sensación de vivir en el mismo día. La misma rutina, sin retos, sin vuelcos de corazón, sin miedo a perder. Todas las mañanas me proponía cambiar el rumbo de mi vida y todas las noches me acostaba quejándome de la falta de tiempo para. Pero cómo iba a tener tiempo si nunca presionaba pause. Hasta que un día compré los billetes a Edinburgh, dí mi aviso en el trabajo, y me desconecté de Matrix.

Creí que sería fácil compartir habitación y literas con 12 desconocidos, compartir ducha, cocina, sala de estar. Dormir en un colchón sobre el suelo porque no podía pagarme una cama. Guardar mi ropa en un perchero de plástico de £10 porque no tenía armario. Ducharme tres veces al día para no morirme de frío porque solo había dinero para encender la calefacción un par de horas al día. Dormir con dos sudaderas y cuatro mantas.

Bad neighborhood. Good day. #goodmorning #sunrise #edinburgh #scotland #pilton #granton

Una foto publicada por Perla ➰ (@perlameetstheworld) el

Ir andando dos horas a un trabajo de mierda todos los días porque no podía pagarme el transporte público. Con lluvia, viento, oscuridad y mis dos piernas. Llegar a casa y sentir que vivía en un agujero en el que nadie me preguntaba qué tal yo, qué tal todo, que cómo va la transición. Llorar de impotencia cada dos por tres por no poder comunicarme. Por tener que guardarme todo dentro porque no sabía por dónde empezar. Alimentarme a base de sopas, latas de atún y tortitas de arroz porque era lo más barato. Desgastarme con innumerables entrevistas de trabajo, en inglés. Aprenderme las calles de Edinburgh de tantos ‘flat viewings’. Tener 20 días para encontrar nueva casa.

Que no, que no es fácil abandonar la vida que te dan por defecto para construirte la tuya propia. Pero merece la pena intentarlo, porque ahora soy la dueña de todo cuanto tengo.

Tras la tormenta viene la calma

Mi nuevo piso, mis muebles, mi nuevo trabajo en el que llevo más de nueve meses, mi pequeño círculo de amistades, mis aventuras, mi fluidez al hablar, la cama doble con colcha triple que me arropa ahora, y la calefacción toda la noche. La habitación que tengo por armario. Este enorme salón que tengo por habitación. Tener el trabajo a 10 minutos andando de casa. Tener el gimnasio a 12 minutos de casa. Tener el centro de Edinburgh a 15 minutos andando de casa.

Una foto publicada por Perla ➰ (@perlameetstheworld) el

Hace poco volví a Madrid y me sentí una extraña en mi habitación de toda la vida. Las calles de Madrid ya no encajaban en las suelas de mis zapatos, no como antes. Me faltaba algo. Me faltaban calzadas pedregosas, me faltaba humedad, lluvia, edificios ahumados y victorianos, me faltaba el acento escocés, las gaitas, la comida de mierda, el espacio por la calle, el olor a palomitas, el Tesco (y el Sainsbury)

Una foto publicada por Perla ➰ (@perlameetstheworld) el

Los autobuses de dos pisos, el tranvía en medio de la calle, el sonido de los cañones del castillo a la 1 en punto, el fresquito de septiembre, el chubasquero, el porridge que sólo entra cuando estás a menos de 15 grados. Mi casa ya no la sentía mía. Mi cuarto ya no era mío. Echaba de menos mi habitación, Edinburgh, y mi nueva rutina. Vuelvo a ser esclava de mi rutina con días que son copias unos de otros. Pero esta vez he sido yo la que ha elegido la jaula. Y siempre ayuda saber que siempre puedo volver a empezar.

Mis amigos ven mis fotos, mis comentarios, mis viajes, y siempre me dicen lo mismo: joder, qué bien te lo has montado, ¿no?

Lo admito, me va de lujo, sí. Pero no tenéis ni puta idea.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Un Comentario

  • Alberto

    Me ha parecido magnifica esta entrada, la describiría «maravillosa» en mayúsculas. Me identifico al 100%. Me siento ahora mismo atascado, con muchas motivaciones e ilusiones pero con miedo a dar este gran paso que has dado tú. Te admiro muchísimo porque pienso exactamente igual que tú aunque no lo creas. Me encanta la vida vida que llevas, y me encantaría llevarla yo. El año asado tenía un viaje para Edinburgh 8-1-15, pero el 27-10-16 me rompí el pie. ¿ Quien sabe que hubiera sido de mí si no me hubiese pasado nada?, multitud de dudas y preguntas me abundan ¿ Qué tal me hubiera defendido con el idioma al llevarla MAL?, ¿Pasaría la entrevista para el INE?. Me absorben millones de dudas, ¿Cómo me iba a enterar de las órdenes del jefe si no manejo bien el idioma?. Es el objetivo más grande que tengo y la mayor motivación y sueño por hacer, que espero algún día hacer. Supongo que ahora pensándolo en frío lo que iba hacer el año pasado era un calentón. Siento muchísima envidia por ti así sin conocerte, solo por el modo en el cual vives. Probablemente o eso pienso ahora mismo, no creo que lo pasase muy mal porque no soy de lujos y las ganas e ilusión me desbordan, aunque lo que peor llevaría seguro, sería el frio, la impotencia de querer comunicarme y la distancia con mi gente querida. Ahora mismo no es que me encuentre al 100%, ya que estoy pasando por un proceso de ansiedad del cual espero y deseo salir lo antes posible. Soy un fan incondicional suyo, leo todas sus entradas. Sin más un fuerte abrazo y espero que nos conozcamos algún día. Siga así POR FAVOR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *