cansancio
Archivo,  Introspección

Cansancio de

– ¿Qué serás cuando crezcas?
– Un tirano.
– ¿Un tirano? ¿Y los esclavizarás a todos?
– Sí, tendré un harem y muchos esclavos. Los torturaré a todos los martes. ¿Y tú?
– Bueno… yo… es una tontería…
– ¡Dímelo!
– No.
– ¡Suéltalo!
– Deseo ser un flan, un flan con albaricoques. O crudo, un poquito caliente, en una pastelería fina.
– ¿Un flan? ¿Estás segura?
– Claro. No hay nada más rico para comer que un flan.
[…]
– Nunca hemos hablado del futuro tú y yo, me refiero a nuestros futuros.
– ¿Nuestros futuros?
– Hablamos del futuro una vez, y no nos equivocamos mucho, tú estás aprendiendo a ser un tirano y yo un flan.

¿Quién eres? ¿Lo sabes?
Los espejos poco dicen de nosotros.
El documento nacional de identidad nos clasifica como a ovejas.
Hasta por la sangre nos segmenta esta sociedad. Qué cansancio de.

Pero ni idea de quién eres. Ni idea de quién soy yo.
Ahora mismo tengo algo muy claro: estoy cansada.

Me pesan las pestañas, el sueño se va cuando más lo necesito.
y vuelve cuando ya no me queda tiempo.
Estoy tan cansada.

Cansada de medir mi tiempo con el reloj de arena de otros.
Cansada de este invierno que no parece tener fin.
Cansada de que salga el sol cuando ya me había acostumbrado a mojarme los pies.
Cansada de echarme a temblar cada vez que te veo.
Cansada de llevar sombras imborrables bajo los ojos.

Estoy cansada de fingir que mi mundo sigue intacto
cuando ahora tengo superávit de sal.

¿Sabes ya quién eres o todavía sigues buscándote
entre tanta excusa políticamente correcta?
Yo ya puedo decir alto y claro que me he encontrado.
He tardado 24 años, pero al fin sé que no soy ella.

Hay un gran abismo entre lo que se espera de mí y lo que realmente soy.
Tangente frágil como el cristal, así es la moral.
Qué es correcto, qué es pernicioso. Qué está bien, ¿estás bien?
Y qué debería ser condenado, ¿quiénes son los malos?

Estoy cansada de intentar entender.
Cansada de esta lucha interminable entre mis ganas de dormir
y las juergas que se pega mi mente cuando las luces se apagan.

Tan cansada de tener que llenar de ruido todo cuanto me rodea
para no enfrentarme al silencio de las preguntas retóricas.

Estoy tan cansada de que exista la inflexibilidad,
las enfermedades de la mente,
la pasividad como antídoto al dolor,
las vías de escape que tan solo posponen.

Estoy cansada de soñar despierta y disputar dormida.
Estoy realmente cansada de andar a ciegas
por una vía de tren que sé a donde conduce.
Cansada de ver cómo te quedas ahí mirando
sin evitarme el golpe.

Estoy cansada de estar cansada.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *