carta-a-mi-yo-pasado
Archivo,  Introspección

Carta a mí misma: desde el futuro

¿Qué le dirías a tu «yo del presente» si tuvieras 95 años?

Hace tiempo escribí una carta a mi «yo de 24 años». Estaba pasando por algo nuevo para mí: una ruptura. No sabía cómo montar las piezas tras el desastre emocional y tampoco era capaz de ver el bosque así que cogí mi corazón, lo puse sobre la mesa para que no interfiriera, y empecé a escribirme una carta desde una perspectiva más amplia y objetiva. Funcionó.

Así que una vez más aquí me hallo repitiendo experiencia, solo que desde el punto de vista de mi versión más «mayor» ¿Y por qué 95 años en lugar de 30 o 50? Las personas mayores tienen un don para reconfortarnos, hacernos entrar en razón cuando lo vemos todo negro y enseñarnos que no es para tanto.

Ésta es la carta a mí misma de mi yo de 95 años que me mandaría ahora mismo:

  • Todavía te cabe la talla 40. Cierra el pico de una vez.
  • Deja de disculparte.
  • No tienes por qué aguantarlo.
  • No actúes como si no tuvieras otra opción.
  • Con todas las enfermedades y desgracias que ocurren hoy en día, llegar a viejo es un privilegio. Muchos muertos de mediana edad darían cualquier cosa por estar tan vivos como tú.
  • Deja de aislarte del mundo cada vez que quieres cambiar algo de ti. Necesitas formar parte de un todo para que tus partes tengan sentido.
  • Rodéate de gente que te haga sonreír. Acabarás olvidándote de tus inseguridades.
  • ¿Quieres hacerlo? Hazlo. Vives en el ahora, no en el mañana.
  • Malditos vecinos. La música ha superado los 85 decibelios. Ya está, voy a llamar a la policía.
  • Puedes correr, ¿no? Deja de quejarte.
  • Deja de quejarte.
  • Come toda la carne que puedas, ahora que aún tienes dientes.
  • No medirás 1.76m toda tu vida. Deja de darle tanta importancia a la altura y búscate a un chico que sea bueno contigo.
  • La tele ya no es lo que era.
  • No seas una espectadora de tu propia vida. Cuando sientas que estás fuera de lugar, hazte hueco a codazos.
  • No dejes de escribir cartas. Y enviarlas.
  • Al grano.
  • Habla más despacio, y más alto.
  • Estás deslumbrante y eres preciosa.
  • Pasa de lo que piensen los demás. La mayoría ni siquiera está hablando de ti, aunque así lo parezca.
  • Cuando no te reconozcas, piensa que nada es para siempre.
  • No son ellos, eres tú. No busques culpables, busca soluciones.
  • Perdona a tus padres por lo que nunca te dieron.
  • Mantén el contacto con tu familia.
  • Una sopa bien caliente o un bote de Nutella te harán sentir mejor. O salir a correr.
  • Respira hondo y déjala ganar. ¿Qué más da?
  • Qué más da.
  • Haz que tus «NO» sean frases en sí mismas.
  • Si te duele, para.
  • La culpa y los arrepentimientos no sirven para nada.
  • Aléjate de los gatos.
  • Seguirás sin entenderlo cuando seas mayor, pero ya no te dolerá.
  • Déjate abrazar. Deja que cuiden de ti. ¡Déjate querer, por el amor de Dios!
  • La vida no son dos días. Son 34.675 si no fumas y renuncias ahora mismo a tirarte en paracaídas. Lo que sí es cierto es que nacemos para morir así que haz que cada día cuente.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *