contigo sin mi
Archivo,  Introspección

Contigo sin mí

Él: ¿Eres ella?
Ella: ¿Quién es ella?
Él: La chica que creo que eres.
Ella: Podría serlo.
Él: ¿Pero lo eres?
Ella: Depende.
Él: ¿De qué?
Ella: De lo ingenuo que seas.
Él: Entiendo.
Ella: ¿Estás seguro?

Él: No, pero me consuela ver que tú tampoco.
Ella: ¿Por qué lo dices?
Él: Porque buscas sin rumbo, cambias constantemente, decides tus gustos sobre la marcha y nunca te alejas demasiado para saber volver.
Ella: Entonces sí.
Él: Sabía que lo eras.
Ella: ¿Sabes cuál es uno de mis problemas?
Él: Me lo puedo imaginar.
Ella: Tu imaginación se equivoca.
Él: Prueba.
Ella: Nunca cuento. Me iría mejor si contara hasta diez antes de hablar, hasta veinte antes de hacer las cosas y hasta cien antes de tomar una decisión. Pero no lo hago. No cuento en mi vida, sólo sigo adelante, porque ya paré una vez. Y casi no puedo reanudar la marcha de nuevo.
Él: Pero aquí estás, y te sobra energía para ahuyentarme.
Ella: No lo entiendes. Es el cosquilleo. Cuando lo pierdes, sabes que nada volverá a ser como antes.
Él: Las segundas partes nunca son merecidas.
Ella: Las terceras partes deberían estar prohibidas.
Él: ¿Cuándo me he perdido yo una despedida?
Ella: Fue el error de otro.
Él: Me dejas más tranquilo.
Ella: De felicidad también se muere.
Él: Y se mata.
Ella: Contigo sin mí.
Él: No tienes que mantener tu promesa si no quieres.
Ella: No sé qué quiero, pero tengo claro lo que no quiero.
Él: Conmigo sin ti.
Ella: La infelicidad por elección no duele.
Él: Antes no necesitabas autoengañarte para conciliar el sueño.
Ella: Antes no sabía el significado de necesitar.
Él: Te haces mayor.
Ella: Sí, en nada te alcanzo.
Él: No te reprimas ahora, por favor.
Ella: No viene a cuento.
Él: Nunca creíste en ellos.
Ella: Dame razones, no opciones.
Él: Todavía con fobia a tomar decisiones, ¿no?
Ella: Peor. Siempre elijo la misma.
Él: No cuentas.
Ella: Pero podría. Contigo sin mí. ¿Ves?
Él: Ahora pareces una cría.
Ella: Yo lo llamo instinto de supervivencia.
Él: ¿Para qué? Somos islas. No podríamos estar más lejos.
Ella: Con tus ojos basta para cometer una locura.
Él: Bueno, enajenación mental transitoria. Te librarías de la condena.
Ella: Si alguien se dignara a defenderme, claro.
Él: Siempre puedes convencerles de que hay males mayores.
Ella: O hacer caso a mi cordura.
Él: No te pega liberarte de tus cadenas.
Ella: Ni a ti ser tan gilipollas.
Él: ¿Un mal comienzo?
Ella: ¿Cuándo dijimos adiós?
Él: Dímelo tú.
Ella: No se pueden mirar dos paredes al mismo tiempo.
Él: ¿Y cómo nos deshacemos de las esquinas sin que se enteren?
Ella: Dime una cosa. ¿Cómo te pueden quedar fuerzas o ganas de intentarlo?
Él: Porque lo extraordinario es buena señal.
Ella: No te tenía por alguien tan cívico.
Él: Ya que están, no voy a ignorarlas.
Ella: Claro, mejor ignorar todo lo demás.
Él: No hemos terminado, y tú lo sabes. Además, ¿y si la otra parte no quiere ser infeliz?
Ella: Todo está como debería.
Él: Excepto tú.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

6 Comentarios

  • Claudia

    Un diálogo genial, de verdad que sí, aunque un poco lleno de pesimismo, o de realidad, diría yo, cosa que todavía lo hace más triste… Me quedo con esta frase: «La infelicidad por elección no duele». Sin embargo, creo que hay que elegir la infelicidad pocas veces en tu vida y nunca durante mucho tiempo! Un saludo 🙂

    • Perla

      Muchas gracias, Claudia; es un placer tenerte por aquí, como siempre.

      Comparto tu opinión, porque en este diálogo no me identifico con ninguno de los dos personajes. Tirando de imaginación 🙂

      Un saludo

  • J.C.SANCHEZ

    Hola, muy buenas.
    Coincidiendo con ambos. La sugerencia de Pedro es buenísima, Café de Flore, en cuanto a diálogos, fotografía, tema tratado, luz, y banda sonora, a mi me encanto.
    En cuanto a la entrada, el diálogo me parece muy ágil, rápido, profundo y enriquecedor en la propuesta. Sobe todo en lo que nos afecta cuando escribimos algo con lo que no hemos tratado nunca, y nos apetece mucho me parece muy conseguido. Por supuesto que si es por experimentar continua, porque la línea, en mi humilde opinión, va quedando de cine. Mira, nunca mejor dicho

  • Pedro Fabelo

    Hola (again).

    Pues, y sin que suene a peloteo de fan nº lo que sea, he de decir que has salido bastante airosa de tu propio experimento. Tienes madera como guionista, ya te lo digo yo. Te animo a que, si te apetece, sigas experimentando.

    De la serie de «Antes del amanecer» me las he visto las tres. De hecho, las tengo en DVD. Me encantan. Las tres. La primera de ellas la vi al poco de salir en vídeo, en VHS. Por aquel entonces yo trabajaba en la productora que las distribuía. En cuanto a «Beginners», la vi hace unos cuantos años. ¿Es la de Ewan McGregor y Christopher Plummer, verdad? Admito que me decepcionó un poco cuando la vi. Me pilló en una época en la que no estaba muy centrado que digamos. Luego, un par de años más tarde, alguien muy cercano a mí por aquel entonces me sugirió que debía volver a verla, que me estaba perdiendo algo que realmente valía la pena. He intentado conseguirla, pero donde acudo a pillar pelis no la tienen. Si la vuelvo a tener a tiro, le daré una nueva oportunidad. Gracias por tus recomendaciones. 😉

    Tu fan nº…

    Feliz semana, Perla. 🙂

  • Pedro Fabelo

    Un diálogo intenso. Un auténtico duelo en las alturas. Sin vencedores ni vencidos. Me da la sensación de que ambos pierden algo y ambos ganan algo. No sé. Tendré que leerlo de nuevo en otro momento vital.

    Permíteme salirme por la tangente. ¿Puedo recomendarte una peli? Se llama «Café de Flore», dirigida por Jean-Marc Vallée. Una pequeña joyita. Reciente. De 2011. La he vuelto a ver en estos días y me ha vuelto a dejar con la boca abierta. Te extracto una de las escenas más intensas y emotivas de la peli. Es un diálogo entre dos amigas. A una de ellas, la que habla, le está costando asimilar el fin de su matrimonio. Y dice ésto:

    «Nunca he conocido a otro hombre. Nunca he besado a otro hombre. Pero le he querido como a nadie, tú lo sabes. Esa clase de amor, cuando lo pierdes, sólo tienes una forma de sobrevivir. Y es intentar explicártelo, porque si no te mueres. ¿Comprendes? Tienes ganas de morir».

    Si puedes, échale un vistazo. Es maravillosa.

    Feliz domingo, Perla. 🙂

    • Perla

      Buenas tardes, Pedro

      Esta vez sí, he querido cambiar de tercio, dejarme de prosa, verso y hacer algo diferente, a ver qué salía. Y bueno, ya puedes ver el resultado.

      Me apunto tu sugerencia, ahora que en verano espero tener algo más de tiempo, aunque los libros se me acumulan.
      Yo también voy a recomendarte dos películas: «Antes del Amanecer» y «Beginners», también por los diálogos. Son rompedoras.

      Feliz domingo y semana 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *