cuando no te necesiten
Archivo,  Introspección

Cuando no te necesiten

Eh, tú. La chica del reflejo. Aprovecha el tiempo que tienes con la gente que te necesita. Te están regalando trozos de su vida que nadie les devolverá. Lo están invirtiendo en todo tú porque te necesitan.

Acepta el cariño de aquellos que te necesitan, sus abrazos, sus caricias, sus paseos por tu pelo con la punta de los dedos. No te cierres, no te alejes. Acepta el afecto que quieren darte, déjate querer y olvídate de ser antisocial. No rechaces los besos en la frente, el contacto físico, los abrazos por la espalda, los hombros por almohada. Ya habrá tiempo para estar sola, sin nadie. Pero mientras dure, déjate cubrir por el aprecio de los que te necesitan.

Lo sé, yo te entiendo. Estás muy ocupada, tus prioridades giran en torno a ese mapa al que llamas vida. Sales del trabajo y lo último que quieres es hablar. Llega el fin de semana y lo último que quieres es hacer un Skype. Que no te llamen, que te escriban, o tampoco. Sé que no siempre es buen momento para estar ahí cuando ellos te piden que estés. Sé que no siempre es fácil mantener la mente en la tierra cuando lo único que quieres es volar.

Pero su atención no durará eternamente. Tú no serás imprescindible eternamente. Sé y está. Estate presente en cuerpo y mente. No pienses en acabar, no pienses en volver a casa. No pienses en cuándo se irán para dejarte tranquila. No pienses en finales cuando todavía queda película por ver.

«Qué pocas ganas tengo de llegar a casa. Sé lo que me espera: conversaciones con mis compañeros de piso, intensidad, griterío, abrazos, energía, más intensidad, y no quiero. Hoy no. Quiero que me dejen tranquila.»

Acepta todo lo que cada persona quiera darte a ti y solo a ti, cuando quieran dártelo, aunque tú no lo necesites. Porque cuando no te necesiten, te acordarás de lo especial que fuiste una vez para ellos y te sentirás un poquito más sola. Nadie es imprescindible.

Entonces te encontrarás a ti misma repasando recuerdos, fotos en Facebook, pensando en lo mucho que echas de menos sus vidas en la tuya, sus conversaciones, su interés, su risa, sus whatsapps, su tono de voz al decir tu nombre, su presencia. Te arrepentirás por no haberles dado más cuando tuviste ocasión, y les echarás de menos en todos los aspectos posibles cuando no te necesiten.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *