el-mito-que-tiraste
Archivo,  Introspección

El mito que tiraste

Cuando no estaba preparada

Está pasando de nuevo y me has pillado sin guardia. Hace un par de semanas no quería imprescindibles porque estaba convencida de que yo ya lo era. No, convencida no es la palabra. Sabía que lo era. Lo daba por hecho. Dime qué hago ahora con el mito que tiraste nada más entrar al cine. Un mito que estaba convencida, iba a ser épico. No, convencida no es la palabra.

Me lo sueltas antes de comprar las entradas y mi mente no ha dejado de volar desde entonces. Tiene gracia que la película se titule «The Big Short». Muy apropiado. Veo las imágenes pero no presto atención al diálogo. No estoy aquí. Me río en algunas escenas solo para recordarme que te tengo justo a mi lado, que no estoy sola. Pero no estoy aquí. Apenas escucho lo que está pasando frente a mis narices. ¿Cuándo todo ésto?

Cuando todo era posible

Hace una semana andaba cabizbaja de camino a casa mientras pensaba en las palabras adecuadas para confesarte lo que sentía. Estaba emocionada, los copos de nieve resbalaban por mi abrigo, y cual café desvelado, yo solo le daba vueltas a aquel mensaje. Al llegar a casa, me asusté. Nunca recibiste el mensaje. Nunca llegué a escribirlo. Tenía claro que sería imposible entre nosotros. Por una vez quería estar equivocada.

La película sigue sucediendo frente a mí. No me estoy enterando de nada y mira que me jode, porque me han dicho que es muy buena. Tú pareces inmerso en ella, y no dejas de mirar el móvil. Es entonces cuando me doy cuenta de que ya no soy una prioridad, sino un complemento.

El mito que tiraste

christian-bale-the-big-short

Mi estómago reacciona al instante, y mis ojos empiezan a rebelarse. Quiero gritar, pero no puedo. Quiero culpar a alguien, pero no hay culpables. Solo estoy yo y ni siquiera estoy aquí. De repente aparece Christian Bale tumbado en el suelo, completamente descolocado. Muy apropiado. Me imagino a mí misma allí, tirada, mientras sigo preguntándome cómo has pasado de 100 a 0 en 14 días.

Qué demonios, la vida sigue. Quizás no habrá matrimonio, quizás no habrá sexo…pero por Dios, seguro que habrá baile.
(La boda de mi mejor amigo)

Quiero levantarme del cine y desaparecer del mundo para centrarme en lo que estoy sintiendo ahora mismo, pero no puedo. No puedo hacer nada salvo moverme en mi asiento para ponerme cómoda y aguantar todos estos pensamientos durante dos horas mientras tú sigues inmerso en la película, con tu móvil en la mano.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *