carrie fisher
Archivo,  Introspección

Enamorar-me

Cada vez que me meto los dedos pienso en ti. En todo lo que nunca vivimos, en lo que siempre esperabas de mí y nunca tuviste. Pienso en lo mucho que tardaste en fijarte en mí, tras tantos años acampando a mis anchas, literalmente, sin nadie que señalara mis imperfecciones. Supongo que siempre ha habido sitio para el cambio, pero no veía futuro en nosotros. Para qué intentarlo. Hasta que llegó mi momento, y nos cruzamos en un verano tardío. Probé las endorfinas y desde entonces no has abandonado mi sombra ni un segundo.

Me has exprimido hasta el punto de no saber si existen límites siquiera. Me has convencido de que puedo conseguir absolutamente todo lo que me proponga, y la única proposición que aún no he usado es la que no puedo pronunciar en voz alta. Me compraste un espejo, más alto, más largo, más preciso, bajo el pretexto de «no olvidarme de quién fui ayer»

Juntos hicimos del pasado una prisión a la que visitar cuando la realidad perdía credibilidad.

Perdíamos el tiempo jugando entre recuerdos de imágenes que nunca volverán a ser, recreándonos en lo cabezotas que fuimos. Nada podía con nuestra perseverancia inquebrantable. La disciplina lo es todo, me decías. Y qué bien nos lo pasábamos vistiéndonos de otros, fingiendo pertenecer al mundo de las estrellas. Yo era Blake. Tú eras todo lo demás.

En ésto me has convertido, en un monstruo que cuenta las horas en aspavientos, que busca la más mínima oportunidad para volver a sentir punzadas de dolor entre las costillas, en el antihéroe de lo sano, en el amor que envenena, en lo injustificable. Nuca mojada, respiración entrecortada, camisetas que ya no pueden conmigo. Libros que ya no cuentan conmigo. Perfección, me has destruido.

San Valentín va de gastar, de demostrar, de amar, de odiar, de llorar, de criticar el consumismo. San Valentín va de lo que quieras. Para mí, es el día en el que alguien, algún año de éstos, me regale mi manual de instrucciones. «Cómo quererte. Parte I, II y III»

La primera parte hablará de los días en los que he perdido algo. La segunda parte hablará de los días en los que necesito algo. La tercera parte hablará de los días en los que no me siento. Puede que así la perfección rompa conmigo de una vez con todas y sea libre para salir conmigo, enamorar-me, y quererme hasta que la muerte me separe.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *