errores y sorpresas
Archivo,  Introspección

De errores y sorpresas

No entiendo de grises. Me dejo cautivar por el negro aunque sepa que me romperá el corazón. Para eso está el blanco, para curarlo después. Pero ni rastro de grises. No se trata de curarte, de olvidar, de superarlo. Nadie te enseña cómo deshacerte de las palabras que se quedaron en el tintero. Tampoco te dicen cómo arrancarte la sensación de haber perdido la partida cuando ni siquiera estabas jugando.

No te revelan el secreto para mirarle a los ojos cada día sin entristecerte un poquito más repasando todos los planes que ya nunca serán. Nadie es capaz de explicarte con lógica cómo es posible que alguien pueda estar físicamente tan cerca de ti, y emocionalmente tan lejos. Somos dos mundos completamente distintos.

Tú eres un error y yo una sorpresa. Destinados a orbitar eternamente sin tocarnos mientras dejamos que sean otros los que choquen contra nosotros.

Nadie tiene respuesta a la soledad que sientes cuando te das cuenta de que esa persona ya no está ahí, no para ti. Tu espalda ha perdido una barrera sobre la que apoyarse. Tu escudo ha perdido una capa. Tú has perdido un rincón donde sentarte cada martes a hablar de filosofía sin sentido. Porque él era así, un sofá con olor a nuevo sobre el que perderte por emociones, en el que sentirte a salvo porque lo malo que tienes por conocer es más bueno que lo que has conocido. If that makes sense.

serendipity

No. Nadie tiene cura contra la pérdida porque no se trata de reponerse. La clave está en seguir adelante cargando con lo que nunca dijiste, lo que nunca hiciste. De eso trata la vida, de ocultarle al día tus fracasos, miedos y casos sin resolver para que todo florezca cuando duermes, sin defensas, sin pies sobre la tierra, sin nadie que pueda verte. Tú contra ti. Qué jodidos que son los sueños a veces.

El parecido entre un borracho y yo es tan razonable como descabellado. Estamos locos. Ando por la calle dando tumbos, agotada, arrastrando mi bolsa del gimnasio con una mano, la botella de agua con la otra. Apenas puedo ver con claridad. Me cuesta no tropezar. Vivir va a acabar conmigo. Anoche sentí la caída. El pánico que vino consigo, el miedo de no volver a ver un nuevo día. Jodido sueño.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *