es tan fácil
Archivo,  Introspección

Es tan fácil

Es tan fácil como olvidarte de que existió un ayer. O un antes. No recuerdo cuándo fue la última vez. Solo sé que estoy frente a un campo que yo misma he sembrado. La incertidumbre se extiende hasta donde mis miedos alcanzan a ver. Cada día, las ganas riegan las dudas, y la incertidumbre sigue creciendo un poquito más. Temo que en cualquier momento cruce las vallas e invada a la razón. Todavía se está recuperando de la última tormenta.

Es tan fácil como invertir en futuros sin leer la letra pequeña: no se devuelve el tiempo perdido. Y es que te dejas engañar por las apariencias, confías en las estadísticas, y te concedes el capricho de vivir, por una vez, sin pensar en las consecuencias de los actos que nunca llegarás a representar. Porque no hay obra, no hay diálogo. Ni siquiera hubo introducción. Fuiste, fue, pasó, qué pasa. Porque aquí ya no pasa nada, por mucho hueco que deje.

Es tan fácil como reducir el aprendizaje a una cuestión de tiempo. Cinco horas diarias durante dos meses fueron suficientes para memorizar toda la historia de la literatura. Nueve años después, sin tiempo y sin espacio me encuentro con el mismo dilema: aprender la lección. No he tropezado con la misma piedra las suficientes veces como para mostrar la pasividad y tranquilidad de quien asume que cada día es otro, y que si no fue, otra cosa será, en cualquier otro momento. En cualquier otra parte.

Es tan fácil como asumir que vuelves a ser una de tantas, y seguirás encontrándote en las mayorías hasta que dejes de contarte y empieces a restar experiencias. Una más que te llevas, una menos que te queda por pensar. Sí. Todo suena muy bonito. Pero dime qué hago ahora con tantas preguntas.

Es tan fácil como olvidarte de que mereció la pena.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

2 Comentarios

  • Claudia

    Es curioso porque últimamente estoy viviendo sin tener en cuenta las consecuencias y, no sé, soy más feliz. Hay momentos en los que pienso que debería dejar de ser egoísta y no debería de resbalarme todo tanto, pero supongo que da igual. Es mejor no pensar tanto, pensar es malo jajaja Hacía tiempo que no me pasaba por aquí, pero me pongo al día en un momento 🙂

    • Perla

      ¡Cuánto tiempo!
      Aunque no lo parezca, yo sí te leo. Sin hacer ruido, pero te leo.
      Haces bien, porque si nos paramos a medir cada paso que damos, jamás avanzaríamos. ¿Hacia dónde ir? ¿A qué velocidad? ¿Durante cuánto tiempo? ¿Cuándo descansar? ¿Y si nos perdemos? Nada. Olvídate de todo. Echa a andar, y que la vida te lleve.

      PS: Siempre puedes suscribirte por correo, así no tendrías que hacer nada salvo esperar un email cada domingo!

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *