emma watson
Archivo,  Introspección

Efímero

Una chica está esperando el autobús. Apenas tiene tiempo para darse cuenta de que una estrella se ha enamorado de ella.

Saca el móvil del bolsillo, y revisa los mensajes caducos y más recientes. Pero no se percata de que el viento ha decidido ser benévolo con ella, conservándole el peinado que con tanto esfuerzo ha logrado erigir. Niega con la cabeza. Al parecer, la fiesta empezaba sin ella. El mundo ha dejado de girar y el factor tiempo se ha transformado en un bucle de incierta melancolía que no sabe si viene, se va o busca alquilar habitación.

Se acerca el autobús, y sus taconeos impacientes dan tregua al suelo mientras una gran sonrisa ilumina su rostro. La salvación parecía haber llegado, y era de color verde, nada más y nada menos. El mundo volvía a tener sentido, y la estrella parecía brillar con más fuerza.

A veces me encuentro con esa chica de mejillas sonrosadas. Sobre todo cuando me coloco delante del espejo, y me devuelve la mirada. Esos momentos efímeros que parecen insignificantes, y desencadenan miles de motivos por los que conservar la curiosidad del mañana. Esos momentos efímeros…

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *