Archivo,  Opinión

Feminismo

Quien ha dicho que el feminismo es solo una lucha de mujeres, no ha entendido nada. Aquí no hay una lucha de mujeres contra hombres. Aquí no hemos venido a comparar el sufrimiento de la mujer con el del hombre. El feminismo busca la igualdad entre hombres y mujeres.

En el Congo, una mujer es violada cada 8 minutos

Datos tan escalofriantes como ése nos indican que aún queda mucho trabajo por hacer en cuanto a la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Es el Congo, sí, pero no hace mucho se planteó una ley en nuestro país que arrebataba la libertad de las mujeres a elegir qué hacer con su propio cuerpo.

La tan temida Ley del Aborto no ha hecho sino avivar la indignación que cada vez más mujeres expresan en público ante la desigualdad de género que existe en nuestra sociedad actual. Que parece mentira que para muchas cosas estemos muy avanzados, con nuestros cacharritos de última tecnología, y todavía se estén cobrando salarios desiguales tan solo por la posibilidad de ser madres.

Definición de la RAE:

eew

El feminismo no se ha librado de la connotación negativa. «El feminismo es como el machismo pero en mujer» Ésa es la visión que tienen muchas mujeres del concepto. La errónea idea de que las feministas buscan la supremacía de la mujer por encima del hombre ha desencadenado tanto odio que hasta se ha creado el movimiento Mujeres contra el feminismo.

Que parece mentira que para muchas cosas estemos muy avanzados, con nuestros cacharritos de última tecnología, y todavía se estén cobrando salarios desiguales tan solo por la posibilidad de ser madres

Estamos rodeados de estereotipos socialmente aceptados. El color rosa y el azul, Action Man y Barbies, el salario por un mismo puesto, el acoso sexual, la separación de colegios según los sexos, la frivolización de las emociones hasta el punto de llamar maricón a cualquier chico que sea más sensible de lo habitual y marimacho a cualquier chica que prefiera el fútbol antes que la gimnasia rítmica, y un largo etcétera. ¿Qué hay de malo en ser uno mismo?

Emma WatsonLa mala costumbre de etiquetar todo nos viene de antes, mucho antes, y más ahora, con las tendencias «hipster» «indie» «perroflauta» y «folk», entre otras. El ser humano parece presentar un miedo atroz a vivir en una sociedad en la que no se ponga nombre todo cuanto aparezca, y no se controle todo lo nuevo que se presenta como desconocido. ¿Volvemos a la teoría del Lobo Estepario?

El feminismo se ha puesto de moda estos últimos meses. De moda. O sea, que un movimiento social que parte del siglo XX se ha visto reducido a una tendencia temporal de un momento puntual en nuestra historia. ¿Marketing? ¿Oportunismo?

Lo que está claro es que las feministas reales están en contra de todo este circo que se ha montado recientemente.

Distinciones feministas

♠ FEMINISTAS

A mi parecer, existen tres tipos de feministas:

  1. Las feministas de verdad, cuyos fundamentos de protesta se sustentan sobre las bases creadas por Simone de Beauvoir con su obra «El segundo sexo» (Le deuxième sexe – 1949)
  2. Las mujeres que dicen ser feministas pero ni luchan por causas concretas ni se ciñen al diálogo feminista. Artistas como Beyoncé o Miley Cyrus han aireado alegremente ser feministas. La primera parece escudarse en el movimiento para vender discos, y la segunda habla de ello mientras se presenta ante el público ligera de ropa, con movimientos provocadores y obscenos que más que buscar la igualdad y respeto por las mujeres, incita a considerarnos como meros objetos sexuales. Por no mencionar la vergüenza ajena que me inspira. Precisamente el feminismo no defiende enseñar carne, sino todo lo contrario: conseguir lo que nos propongamos por nuestros propios medios, porque tenemos derecho a ello, y no por nuestros atributos femeninos.
  3. Feministas a medias; aquellas que defienden la igualdad de las mujeres pero no se consideran feministas. Como dice Katy Perry, «no soy feminista pero creo en las mujeres«

♣ NO FEMINISTAS

Por otro lado, también considero que existe otro grupo de mujeres, las no feministas:

  1. «No soy feminista, adoro a los hombres» Así se pronuncia Lady Gaga cuando le preguntan por ello. Tiene el erróneo concepto de que el feminismo odia a los hombres.
  2. «Un hombre es hombre y una mujer es mujer» El concepto Disney de los cuentos de hadas ha hecho mucho daño, sobre todo en nosotras, que todavía esperamos que aparezca el príncipe azul a rescatarnos cuando nosotras nos valemos de sobra para salir adelante sin nadie que nos diga lo maravillosas que somos. ¿Por qué seguimos cayendo en el tópico de que los hombres tienen que rescatarnos?

«¿Cómo esperamos que nos respeten los hombres si ni nosotras lo hacemos?»  – Shailene Woodley

♥ FEMINISMO REAL

La coherencia ante todo. La realidad es que el feminismo es reconocer que aún no somos igualesSi soy sincera, soy la primera que evitó ver el discurso de Emma Watson en un principio porque no promulgaba con el concepto de feminismo. Formaba parte de la ignorancia que pondera en torno al concepto. No entendía cómo se podía defender la igualdad de género si la propia denominación del movimiento es igual de discriminatoria que el mundo en que vivimos. Ahora que sí me considero feminista, sigo pensando que «feminismo» como término es erróneo, algo que Emma Watson también lo reconoció.

HeforShe

♦ LA LUCHA FEMINISTA

Pero si analizamos en su contexto específico el mensaje que quiere transmitir el feminismo, me he dado cuenta de que, al igual que Emma Watson, soy feminista desde hace unos cuántos años ya, solo que ni me he molestado en ponerle etiquetas a lo que yo creía y creo justo. Más que un movimiento, es sentido común. ¿Debemos cobrar menos por dar a luz? ¿Debemos ser tratadas como el sexo débil por nuestra tendencia emocional en detrimento de la racional?

Está claro que los hombres y las mujeres no somos iguales, ni física ni mentalmente. No podemos establecer una igualdad plena de género en ese sentido, porque no la hay. Pero sí se puede luchar por tener una igualdad de condiciones con respecto a los hombres. Éso es lo que yo defiendo. Éso es lo que yo aplaudo.

Está claro que los hombres y las mujeres no somos iguales, ni física ni mentalmente. En ese sentido, no hay igualdad. Pero sí se puede luchar por una igualdad de condiciones

Y de nada sirve luchar por la igualdad de derechos si los propios hombres no nos apoyan. De ahí la campaña solidaria HeforShe iniciada por Emma Watson. Porque una verdadera feminista no se limita a hablar de ello, sino que además, pone su grano de arena para contribuir con la causa.

Otras de las grandes luchadoras por la causa son las Guerrilla Girls, que llevan reivindicando la igualdad de género desde 1985, y ponen de manifiesto las injusticias que las mujeres han tenido tienen que soportar en todos los ámbitos de la sociedad: arte, cine, televisión, música, política…

guerrilla-girls

Más recientemente, los medios y las actrices han popularizado la Fundación Clinton «Not-there.org» que también pone de manifiesto la búsqueda de la igualdad de género.

El feminismo y los hombres

«De la violencia de género que sufren los hombres, apenas se habla.» ¿Qué pasa con los hombres? ¿También pueden ser feministas?

La realidad es que pueden y deben serlo. El feminismo busca la igualdad entre géneros, y como tal, también lucha por defender los derechos de los hombresa sentirse bien consigo mismos, a poder expresarse sin etiquetarse como «niñas» o «gays», a contar con el respeto de su pareja o a repartirse las tareas y la responsabilidad de la educación.

Los hombres tienen tanto derecho como las mujeres a poder expresar cómo se sienten sin ser tildados de homosexuales.

El llorar no es cosa de chicas, sino de personas. Eso es lo que nos diferencia de los animales, lo que nos hace humanos. Los hombres tampoco tienen por qué ser los que den siempre el primer paso, los que lleven la voz cantante o los «protectores»

Las mujeres que reivindicamos nuestro derecho a ser iguales necesitamos que los hombres nos apoyen porque son fundamentales en la vida de sus padres, hermanos, amigos e hijos. Entre todos, hombres y mujeres, deberíamos ser capaces de conseguir la igualdad. Por ambas partes. Para ambas partes.

¿La caballerosidad es machista?

«Si dejo que un hombre me invite a cenar o me preste su chaqueta cuando tengo frío, ¿es machista?» Otro de los grandes debates que ha suscitado el movimiento feminista es la caballerosidad y la galantería frente al concepto de igualdad de género. La clave, a mi parecer, está en el consentimiento y en la comodidad de ambas partes.

La educación y la cortesía no deberían regirse por el género

A mí me encantaría que me invitaran a cenar, solo si la otra persona se siente cómoda de que yo, en alguna ocasión, también pueda devolverle el mismo gesto. Me gusta que me abran la puerta del coche antes de entrar, pero más que caballerosidad, ¿no es educación? Al igual que ellos tienen gestos educados conmigo, yo también querría abrirle la puerta a cualquier hombre, ¿por qué no? La educación y la cortesía no deberían regirse por el género.

Cambia el mundo

La desigualdad de género es una de las violaciones de derechos humanos más recurrentes en nuestra época. A pesar de la promoción de la igualdad de género desde hace muchos años, las desigualdades entre mujeres y niñas en relación con hombres y niños siguen apareciendo de manera atroz en todo el mundo. (HeforShe)

Eres un ser humano, por lo que tienes todas las herramientas para contribuir al cambio. Seas hombre, mujer, niño o niña, puedes marcar la diferencia con tu aportación. Con pequeños gestos cada día, transmitiendo toda esta información, explicando la diferencia entre machismo y feminismo, erradicando ese odio visceral hacia el feminismo mal entendido, ayudando a tus compañeros y hermanos, el mundo poco a poco cambiará. Puede que no logres cambiar el mundo, pero estoy segura de que sí conseguirás cambiarle la vida a alguien (¡o a mucha gente!) Y eso ya es una victoria. Habrás cambiado sus mundos.

Si quieres inspiración, échale un vistazo al «Kit de Acción» de la campaña HeforShe de cada país.

Ésta es una lucha de todos, hombres y mujeres, para un mundo mejor, una convivencia más justa y una igualdad de oportunidades para todos

Que qué he aportado yo a la causa, te preguntarásEste post. Yo, aquí y ahora, he querido dirigirme a todos aquellos hombres, mujeres y niños con un concepto equivocado acerca del feminismo. Puede que sea porque yo me incluía en ese grupo hace unas semanas. O puede que simplemente me guste que tengas toda la información posible antes de formar tu propia opinión y postura al respecto. Si quieres odiar al feminismo, adelante. Pero al menos sé consciente de por qué.


Dato* El hembrismo es el homólogo femenino del término «machismo»; defiende la supremacía del género femenino por encima del masculino. Muchas mujeres se escudan en el concepto del feminismo para expresar un odio visceral al hombre. No son feministas. Son hembristas, y hay que saber diferenciarlas.

Y tú, ¿qué opinas?

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

4 Comentarios

  • Yarni

    Primera columna racional que encuentro, y no las tipicas de los hombres deben dejar, El patriarcado hace esto, los machos heterosexuales hacen esto ptro o tienen privilegios. Participo en el movimiento Heforshe desde el 2012 y lo que tu describes es lo que apoyo 100% mas que buscar leyes, o protecciones debemos crear y difundir el respeto hacia los derechos y libertades de todas las personas y en ese principio que exista el machismo o el hembrismo da igual, mientras no sobrepase ni los derechos ni libertades de nadie.

    • Perla

      Creo que cuánto más me vuelco en la búsqueda por la igualdad de género, menos me gusta llamarme feminista. El término feminismo no me gusta ya, no me convence porque no nos diferencia de los maxistas, sexistas… con definirnos, perdemos el derecho a luchar por la igualdad, porque ya no somos iguales.

      Gracias por tu apoyo, y por leer, Yarni. Ojalá más gente como tú en el mundo.

  • Celia

    ¡Gran post! Tienes mucha razón. Yo, personalmente, pienso que la solución empieza en la base, en una educación igualitaria basada en el respeto en hombres y mujeres.

    Un saludo!
    PD: acabo de descubrir tu blog y me ha encantado, me pasaré más a menudo 🙂

    • Perla

      En eso concuerdo contigo, el respeto es incluso más importante que la empatía (para mí) No siempre podrás entender al otro, o ponerte en su lugar, pero con tolerarlo y respetarlo ya es un gran comienzo para cambiar las cosas.

      Muchas gracias por pasarte, Celia.
      Yo también me he unido a tu círculo de seguidores.
      ¡Nos leemos!
      Buen fin de semana 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *