magia
Archivo,  Introspección

Magia

Voy a apostar por la magia, porque tú y otras cuatro casualidades de la vida me han demostrado que existe. Hoy ha sido uno de esos días de sobredosis emocional y parálisis cerebral por sorpresa. El final inesperado todavía paraliza. Al final va a ser verdad eso de que no todo son dramas.

Esta mañana me subí a un vagón equivocado de un tren mal señalizado por exceso de impaciencia. Y falta de atención, claro. La historia de mi vida. Pero me bajé justo a tiempo para coger el adecuado rumbo a Stirling. Toqué el suelo de puntillas, y el tren no deseado empezó a moverse. En aquel momento lo llamé casualidad, y seguí con mi vida.

Durante el trayecto de ida me puse a leer el screenplay de la película Before Sunrise. Lo primero que leí al abrir el libro fue algo así como «pero pasarme días sentado en un tren tan solo mirando por la ventana no ha estado nada mal»

«…but sitting on a train and staring out the window for days on end has actually been kind of great.»

Al no encontrar explicación a semejante oportunismo, decidí zanjarlo con otra cuestión de coincidencia / sincronización universal, y seguí con mi vida. Bajé del tren y me puse a andar por la ciudad, recordando lo poco que había visto la última vez que estuve aquí. Tras mi brevísimo viaje en el tiempo, me perdí accidentalmente por los bosques del Wallace Monument, sintiéndome como nunca porque no tenía un horario que cumplir, ni un mapa que recorrer. No sabía dónde estaba ni cómo escapar si los árboles me presionaban demasiado.

edinburgh-stirling

Encontré mis pasos de nuevo y el perderme me dio pie a ponerme en contacto con una persona que creí que no volvería. Y creí bien. Nuestro fugaz reencuentro se quedó en una ridícula conversación que tiré en aquel bosque.

La semana pasada un compañero de trabajo me comentó que pasaría el día en Stirling y que podríamos volver juntos en el tren, pero no concretamos nada y lo dejamos correr. Cuando iba de camino a la estación de tren para volver a Edinburgh, pensé en él y en dónde estaría en aquel momento. Y precisamente en ese instante le vi aparecer a lo lejos. ¿Casualidad? ¿Coincidencia?

¿Cuáles eran mis probabilidades de encontrarme con él en el mismo momento, en el mismo lugar y con las mismas intenciones?

Si tan solo hubiera decidido quedarme dos minutos más admirando las vistas desde el Wallace Monument, si tan solo hubieran tardado 5 minutos más en prepararme el café, si tan solo hubiera pasado 2 minutos más haciendo fotos al Cowane’s Hospital o hubiera parado unos minutos para descansar entre tanta caminata, si hubiera decidido no visitar el casco histórico de Stirling, no me habría cruzado con él.

Sonreí como una idiota al verle y le llamé a voz en grito, aún sin poder creerme lo descarada que es la magia cuando está trabajando. Estaba tan sorprendida por el encontronazo que mi cerebro permaneció congelado durante lo que pareció una eternidad. Solo fui capaz de articular palabras ininteligibles en inglés.

Mientras él me contaba qué había hecho, yo viajé en el tiempo. Pensé en todas las casualidades de mi vida y me di cuenta de que todas ellas tenían algo en común: no había explicación. No parecía haber truco. Hace dos semanas, estando en Aberdeen, me dio un leve bajón de moral por exceso de grises. Mis pantalones rojos con puntos negros eran lo único colorido de la ciudad y mi alma acabó arrastrándose por el monocromo de la ciudad plateada.

Hasta que un chico me paró en medio de la calle solo para preguntarme si era modelo porque mis andares de flamingo no eran normales. Que si podía invitarme a un café. La magia llegó justo a tiempo para cortarme la tontería y sacarme otra sonrisa. Porque la vida es así, si pestañeas te la pierdes. Si te quejas, te descentras. Si vas con los ojos cerrados, no prestas atención a los pequeños empujones que nos da lo que sea que está ahí haciendo su magia para que sigamos adelante. Porque no todo son dramas en este mundo. Solo hay que saber mirar.

before-sunrise-train

Volví a la tierra y me alegré al ver que él seguía contándome su noche. Yo continué con mi parálisis cerebral. Volvimos juntos en tren, sin haberlo planeado, sin haberlo buscado. El trayecto, que tendría que haber durado algo más de una hora, se redujo a una cuestión de minutos. Yo tampoco me lo explico. Cuestión de magia, supongo.

A veces pienso que todo lo que nos pasa llega a nuestra vida en el momento adecuado para superarlo (o aprender) Y que todo cuanto vivimos sucede por una razón superior a nosotros. No sé por qué me vino a la mente el discurso de la película The Fountain, pero arrancar tres flores aleatorias sin otra intención que decorar un cuaderno, acabó en una reflexión sobre nuestra efímera existencia en este mundo y el sentido de nuestra vida, de haberlo. Decir que todo es pura coincidencia sería como afirmar que el 85% de las lecciones que he aprendido de la vida no tienen más razón de ser que el azar. No, prefiero creer en la magia.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

3 Comentarios

  • Pedro Fabelo

    ¿Por qué a mí nunca me pasa nada ni remotamente parecido a lo que te pasa a ti? Y me da igual si en mi caso concreto se trata de una cuestión de azar o de magia, pues sea como fuere, azar o magia, lo mejor que me suele acontecer ocurre en la intimidad de mis propios pensamientos.
    Ya lo decía mi admirado Woody Allen: «Detesto la realidad, aunque no dejo de reconocer que en el mundo real es en el único sitio donde poder encontrar un buen bistec».
    Pues nada, Perla, que sigan el azar o la magia llegando a ti en forma de casualidades. Si son para bien, igual es porque estás haciendo algo bueno para merecerlo. ; )

    Un beso, Perla. : )

    P.D.: Por cierto, me encanta la trilogía fílmica de «Antes del…», protagonizada por Ethan Hawke y Julie Delpy. No me preguntes cuál es mi favorita porque cada una tiene algo que me engancha. Además, ¿para qué elegir pudiéndome quedar con las tres? : )

    • Perla

      Estoy convencida de que tu vida es más interesante y sorprendente de lo que piensas, pero tienes que saber mirar.
      Nuestro virtual encuentro por las redes, ¿lo considerarías coincidencia, casualidad o algo que tenía que pasar?

      Gracias por pasarte, una vez más.

      P.D: La tercera película, en mi opinión, sobraba. Demasiado cinismo. Si no has visto Boyhood, te invito a verla. Obra maestra.

      • Pedro Fabelo

        Honestamente, no sé qué responder a tu pregunta. Lo que sí puedo decirte es que celebro que nuestro virtual encuentro se haya producido; entre otras cosas porque me gusta leerte siempre que la vida y sus circunstancias deciden darme un respiro. Y sí, te confirmo que me encantan esos posts tuyos en que das rienda suelta a tu fino sentido del humor. Y me ha gustado mucho que me digas que tienes algunos posts de esos en la recámara para próximas publicaciones (leí tu respuesta a un comentario anterior donde me lo confirmabas). Aunque no te conozco personalmente, intuyo que eres una chica la «mar» de divertida, y no como la «Mar» Flores (Ops, creo que llaman a mi puerta. Debe ser la Brigada Anti Chistes Malos. Mecachis 😛 )

        Por cierto, comparto tu opinión: «Boyhood» me parece una auténtica obra maestra. Por muchas razones. Por lo interesante e innovador de la filmación en sí (lo de ser testigo del crecimiento físico y emocional de los personajes a medida que va transcurriendo la historia me ha parecido algo brillante), por la historia, por lo bien filmada que está y lo bien que están todos los actores y actrices que intervienen en ella, y, sobre todo, por los diálogos. Mi escena favorita: la conversación que mantienen el profesor y el chico protagonista en el cuarto oscuro mientras el chico está revelando las fotos. Maravilloso. : )

        Un placer compartir contigo gustos cinéfilos, una de mis pasiones junto a la música y la literatura. Raro que es uno. ; )

        Un beso, Perla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *