jackson-pollock
Archivo,  Sin categoría

Metamorfosis

Veamos, no sé si debería escribir una introducción sobre este post. Pero bueno, por si acaso diré que me llena de orgullo y satisfacción anunciar que he sido nominada a una especie de test en cadena. Me siento halagada de que ePIDEmicas hayan querido contar conmigo de entre sus tres candidatos para seguir el relevo de esta acción viral. Por supuesto, aunque no sea obligación, me veo en la tesitura de hablar sobre ellas. Qué menos.

Su blog, formado por seis chicas (a cada cual más diferente de la anterior) supone un soplo de aire fresco cuando los sentimientos te saturan cada vez que lees lo mismo en un blog, y en otro, y en otro. Parece que todos se ponen de acuerdo en hablar sobre un mismo tema al mismo tiempo. «Hoy hablemos del desamor. Puf. Pues duele, y es jodido y. Puf. Pues duele» Acaba cansándome, e incluso llego a pensar que intentan pisotearse la originalidad, copiándose los temas. Ésto, por fortuna, no ocurre en blogs como el de Epidemicas.wordpress.com, que te escriben hasta en portugués. Así que, más que participar en sí, lo que me hace ilusión es que me hayan escogido entre vete tú a saber cuántos blogs para exponer mi opinión sobre once preguntas.

Pues allá vamos.

Si fuera un animal

Sería un león. Leona en este caso. No es por pecar de originalidad, pero entre los Lannister y el carácter que me gasto, creo que estaría más que dispuesta a decirle cuatro cosas al león machista de turno que mata a las crías que no son suyas cuando acapara una nueva manada. ¡Pero quién se ha creído que es! Sí. Leona. Definitivamente.

Si fuera un libro

La Historia Interminable, de Michael Ende (que además, su apellido significa «final» en alemán). Además de ser uno de mis libros favoritos, creo que con ese título aspiras a algo nuevo desde un principio. La curiosidad se encarga del resto.

Si fuera un coche

Sin lugar a dudas: un BMW. Concretamente, un BMW X6. Ahí, a lo grande. Creo que llevo deseando un BMW desde que vi el Z4, allá por la época de los tazos. Me habría decantado por un Hummer pero es demasiado cuadrangular.

Si fuera una película

Elegiría ser una película de ésas que ves una y otra vez, y no te cansas de ella. Y en particular, Gladiator. Mi criterio de selección nuevamente se basa en mi gusto personal. También es de mis favoritas. Si empiezo a hablar de ella, no paro. Pero en resumen, lo tiene todo. Actores, banda sonora, historia, trasfondo y mensaje.

Si fuera un árbol

He tenido que buscar tipos de árboles en Google porque no estoy muy puesta en jardinería. Pero de todos los que he visto, me quedo con el almendro. No es solo una cara bonita. También da fruto, y se utiliza tanto como ingrediente para perfumes como para aliviar inflamaciones.

Si fuera una canción

«Wonderwall» de Oasis. En general, todas las canciones de Oasis bien podrían encajar conmigo. Como me dijo alguien una vez, «es que todas sus letras y canciones suenan muy lluviosas. Muy inglés» Mi mundo se siente más a gusto cuando hay nubes de por medio y chaparrones de vez en cuando que laven el desastre que montamos cada día. Wonderwall es especial para mí, por diversos motivos, y su melodía logra un efecto en mí instantáneo. Esté triste, enfadada, dolida o inmensamente feliz. Esté trabajando, leyendo, descansando o en el gimnasio. No importa. Ellos suenan, y yo vuelo.

Because maybe you’re gonna be the one that saves me …

Si fuera una bebida

Long Island Iced Tea. Tequila, Ginebra, Ron, Vodka y Triple Seco. Un toque agrio a limón y Coca-Cola para endulzar. Perfecta combinación de sabores que aparentemente encaja con todos los gustos pero no todos los paladares saben apreciarlo (o aguantarlo). Como mi carácter.

Si fuera una comida

Si me lo hubieran preguntado cuando tenía 13 años, habría dicho «Salchichas con Puré». La sofisticación en grado supino. Pero ahora, sin duda, Steak Tar Tar. Lo que se sale de lo común asusta, y por ende, invita a críticas y rechazos por desconocimiento o ignorancia. «Carne cruda, puag». Pues está delicioso. Solo apto para valientes que no tienen nada que perder, y mucho por descubrir.

Si fuera una prenda de vestir

Pese a que mi indumentaria diaria diste mucho de lo que voy a decir, elegiría una camiseta ancha. De un grupo de música rockero a poder ser. Pongamos que hablo de Green Day. Con las camisetas anchas me siento como en casa. Cómoda, sin tener que dar explicaciones a nadie, y con libertad de movimientos. Una forma de huir de mi cárcel diaria llamada «vestimenta de oficina»

Si fuera un cuadro

Cualquier cuadro de Pollock. «El accidente controlado», así lo definían.

Es difícil definirme. Nunca sabrás si voy o vengo, o por qué tangente me saldré. Con la mía, claro. Pero todo en su conjunto tiene una armonía única que, de no ser como es, no poseería. Ser un caos es su mayor virtud.

Si fuera un edificio

metropolis

El edificio Metrópolis. Es el culpable de que me haya enamorado de Madrid más veces de las permitidas. Y no me canso.


Bueno, parece que ahora viene la ronda de nominaciones. No sé si llegarán a hacerlo o pasarán en quinta de todo, pero ahí lo dejo:

1. Susurros por palabras. Ella, AGD, se empeña en decir que su blog se llama Buscando a Salem. Pero no se da cuenta de que su título original es mucho más bonito, y personal.

2. So Lita, que de sola no tiene nada, y su blog que más que una web, es un diario en toda regla. No cuesta nada leerla, y cuando dejas de hacerlo (por el motivo que sea) echas de menos la historia sobre lo que le ocurrió el mes pasado. Tan natural como sencilla, ella y su Batiburrillo de incoherencias

3. Alba. Ya es más personal. Geografía de las espaldas es su producto, pero su seña de identidad, su marca, es ella. Alba Rubio. Sin nada que ocultar, te presenta historias cargadas de emoción en un formato de bolsillo tan escueto, que a veces te preguntas cómo hará para comprimir tanto en tan pocas palabras.

4. Y por último, pero no por ello menos importante, mi descubrimiento más reciente. Me enganché a él con dos frases, y una canción suya bastaron para culminar el enamoramiento. Todo lo que sale de sus dedos es arte puro, y las drogas no tienen nada que envidiarle. El amor es polvo, de Nadie.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

3 Comentarios

  • Alba R. (@coque_94)

    Creo que nunca me había desmayado de una forma tan agradable. Gracias por tan amables palabras. Cabe decir que en las tuyas también encuentro inspiración, disfruto mucho leyendo cada una de tus entradas. ¡Y qué curioso! Oasis también cuenta con un espacio muy importante en mi neurosis particular.

    Abrazos y más que sonrisas, por supuesto.

    P.D: si algún día llego a definirme así de bien, ojalá piense que estoy en lo cierto.

  • ePIDEmicas critiCONAS

    Ya lo sabes, no encantabas desde mucho antes de leer esto, desde la primera línea que cayó bajo nuestros 6 pares de ojos. Pero al leer tus respuestas (y las bonitas palabras que nos dedicas), nuestro amor y admiración, como todas las cosas bonitas, crecieron.
    No te creas tú que fue difícil escogerte. Creo que contigo iríamos a tiro fijo aunque fueras una entre un millón.
    Fue un placer conocerte, pequeña gran guerrera.
    Un abrazo… o seis.

    P.D.: no sé si recuerdas una frase de la peli Jerry Maguire, esa que dice «you had me at hello». Pues bueno, a nosotras ya nos tenías desde el principio, aunque sólo hubieras puesto Wonderwall.

    • ePIDEmicas critiCONAS

      Nunca dejaremos de extrañar lo extraño.
      Nosotras somos de las que suelen invertir el tiempo, y contigo está bien empleado.
      Añadiría una cosa: ojalá tampoco falte quién nos de un beso en las heridas, aunque sea después de haberlas rociado con agua salada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *