miedos
Archivo,  Reflexiones

Miedos

Dicen que si no te enfrentas a tus miedos nunca sabrás lo poco que muerden para tanto ladrido. No tener miedo a nada es una temeridad, pero temer en balde es aún peor. Mis miedos y yo nos estamos conociendo de nuevo. Hacía mucho que no me sentaba cara a cara con ellos para tener una conversación sobre cuáles mantener con vida:

  • Soledad: a ver, seamos sensatos. Me necesitas. Ahora estás acompañada pero no siempre será así. Sin mí no harás nada para evitarme.
  • Olvido: yo soy inevitable, así que tú verás.
  • Rechazo: yo soy indestructible. Hagas lo que hagas, siempre encontraré la forma de llegar a ti.
  • Dolor: Necesitas que pase para poder acabar conmigo. Así que ni lo pienses.

Y luego está el impresentable que siempre llega tarde, el miedo que no entiende de planes, ataques o estrategias. No entiende de tiempo, y eso es lo que temo. Tengo miedo a que sea permanente. Y lo único que puedo hacer es no hacer nada.

La única forma de deshacerte del miedo a hacer algo, es haciéndolo. No eres el único que tiene miedo, todos tememos algo. Y enfrentarte al miedo es mucho mejor que vivir a merced del sentimiento de impotencia.

(Susan Jeffers)

A veces lo más difícil no es seguir adelante, sino quedarse estancado sin pensar que has fracasado. Tener la paciencia de no moverte, porque es la única forma de avanzar. A veces lo más duro es quedarse quieto, y acallar las voces que te dicen que cada minuto sin intentarlo es un minuto perdido. Porque esas voces solo entienden del pasado, de lo vivido, de lo que ya está escrito. No entienden que intentar no intentarlo e ir en contra de tu naturaleza es lo más duro que has tenido que hacer hasta ahora. Obligarte a sentarte. Obligarte a desconectar. Obligarte a rendirte para poder ganar.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *