perder
Archivo,  Reflexiones

No puedo perder

Dedicas demasiada energía en intentar romperme los esquemas, cuando lo único que se rompe es lo que nunca se creó plenamente. Mis cimientos se forjaron a base de fuego y lágrimas de todo tipo, decepción, alegría, sufrimiento, pérdida, vacíos, chistes malos.

“Tienes que aprender que nunca perderás a las personas que de verdad importan.”

Aunque pase una eternidad entre nosotros. Aunque hace millones de minutos que no hayamos hablado. Aunque me haya acostumbrado a una foto de perfil porque no me queda nada mejor a mano.

No puedo perder mis ojos, o mi mirada, porque están ahí desde el momento en que los abrí por primera vez. No puedo perder el aire que por derecho me corresponde, porque mis pulmones reclamarán su papel en este mundo. No puedo perder lo que flota entre mis miedos y deseos, porque forma parte de lo que yo sola me he construido, entre gritos y sueños. No puedo perder mi reflejo, por muchos espejos que rompa por impulso o decepción o por odio a lo que veo cada día. Qué importan mis motivos mientras proyecte sombra.

Tropezarme con la misma piedra
ya es forma de vida.
No hay error que valga
cuando sé qué me espera.
Aunque no quiera evitarlo.

No puedo perder cada latido que he invertido en todas las decisiones difíciles que me han tocado afrontar. Porque mi corazón es mío, y sus temores, temblores y sobresaltos.

perder-postal

No puedo perder lo que siento, lo que doy, lo que creé, lo que enseñé, lo que hice sentir, porque ya no es mío para perderlo. No puedo perder a esa persona a la que tanto quise y se tuvo que ir porque decidió seguir a la vida. Todos merecemos un nuevo punto y seguido. Porque lo que de verdad importa siempre irá conmigo.

No puedo perderme por mucho que ahora no puedas encontrarme, porque siempre estuve ahí, en el mismo punto. Cambio de ángulo, compro otro mapa y empiezo de nuevo. Siempre dolerá que piensen lo que no soy, y forjen una versión de mi que jamás ha respirado, pero duele aún más creer que sus hologramas son mi verdad, y yo ya no existo más que en la mente de quien no me conoce.

No puedo perder mi identidad, por muchas lluvias que mojen mi alma. Porque cuando cierro mis ojos, mis manos, mi corazón, contengo el aliento y me rindo al destino, me doy cuenta de que, en realidad, existo porque el agua puede tocarme.

No puedo perderte porque no te quedaste.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *