Archivo,  Introspección

Nunca lo sabrás

A lo mejor soy más de lo que ves. A lo mejor lo que oyes y percibes es solo una imagen creada por mí para causarte exactamente el efecto que yo quiero. A lo mejor soy más inteligente de lo que crees, y esta mirada de soñadora esconde planes que llevan tiempo conservándose en la recámara. Nunca lo sabrás.

Puede que la falta de elocuencia o la ausencia de oportunismo sean dos maneras que tengo de regalarte confianza, de aumentar la seguridad en ti mismo ante alguien inofensivo y tan torpe como para confundirse al hablar.

¿Estás seguro de la autenticidad de mis desperfectos? ¿Y de mis virtudes? ¿Contemplas acaso la posibilidad de que todo forme parte de la construcción de una marca personal? «Hazte la tonta» Puede que ser rubia natural haya sido el pilar fundamental. La clave. Sin ello, todo se tambalea, nada encaja como debería. Pensar en exceso… ¿para qué? Es fácil.

No te equivoques. Éso déjamelo a mí.
No soy despistada. Juego al despiste.
No soy torpe. Le bailo a las calles.
No hago dieta, me pongo a prueba.
No corro, defino mis límites.
No me sonrojo, compruebo que sigo ahí.
No te niego, me confirmo incorrectamente.
No miro, analizo.
No critico, segmento.
No me enfado, cambio de párrafo.
No te quiero, me busco a través de tus ojos.
No te echo de menos, le hablo a la soledad.

¿Hablamos de geografía?

No existen verrugas en mi cuerpo.
Para ti son estrellas
que iluminarán tu camino.
Porque si entras en mí
estarás perdido.

Puede que no tengas ni idea de quién soy en realidad. O puede que sí. Nunca lo sabrás.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *