Archivo,  Introspección

Tras estos ojos grises

Puede que siga siendo una soñadora que cree en los cuentos de hadas y en los finales felices de película. Sí, así soy yo. Puedo romper a reír durante media hora tan solo con escuchar la palabra «chachito». Puedo hacerme un lío y, en lugar de sacar las llaves cuando llego a mi portal, saco el abono de transportes. Así soy yo.

Un día me echo a llorar al mirarme al espejo y al día siguiente decido que mi casa necesita tener un olor a tortitas con fruta, y las hago. Cambio de opinión demasiado en poco tiempo, porque mi inseguridad está escrita en mi frente.

Me pongo calcetines y ropa interior de distinto color porque me interesa más dormir que estar guapa o ir a la moda. Soy muy descuidada con respecto a mí misma porque creo que una chica guapa está guapa hasta con un saco de patatas. Y como yo no me considero una chica de esa categoría, ¿para qué molestarme en estarlo? Siento miedo por la competencia, la competitividad, miedo al fracaso o..quizás, quizás mi miedo reside en ganar, en conseguirlo, y en no tener ninguna excusa en la que escudarme para protestar contra el mundo.

Tengo mucho carácter, pero estos ojos grises no suelen demostrarlo porque no es algo bonito de ver. En lugar de eso, me escondo en mi vaguería extrema y desisto en tomar decisiones. Odio tomar decisiones, que lo hagan los demás. Lo que quiero decirte es, que aunque parezca que me avergüenzo de tí, no es así. Porque avergonzarme de tí sería avergonzarme de quién soy. Y, admitámoslo, no soy una chica «normal y corriente». Así que no entiendo por qué debería comportarme como tal. No me avergüenzo, te lo aseguro.

Simplemente creo que mi mundo no está preparado para entenderte, para entendernos. Solo los que hemos vivido algo así sabemos que es más de lo que parece.

Puede que algún día.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *