kate beckinsale
Archivo,  Introspección

Oliendo a libros

El verano ha llegado con nombre de primavera. Y yo tan pantalones largos. Mi cuerpo aún está estancado en mayo. ¿Pero es junio ya? Mi vida va a sexta velocidad, sorteando todo tipo de anclajes que me retenían en el ayer. Ahora soy una persona nueva, ni mejor, ni peor. Nueva. Y me siento muy extraña.

Las despedidas no son mi fuerte, pero es mejor tener una que inventártela. Yo he tenido que pintarla a base de calor, biblioteca y sábanas revueltas. Llegó el día esperado y tal como vino, se fue. En un suspiro. Parpadeas y te encuentras a ti misma con treinta años, planteándote el sentido de la vida. De tu vida. De la mía.

El verano ya está aquí, y me ha pillado merodeando por Madrid en pantalón largo y sin gafas de sol. El primer helado ha caído hoy. Verde tenía que ser. Y también los primeros escalofríos del mes, el pelo revuelto, y el cansancio de andar sin rumbo durante horas. Pero qué bonito que es Madrid. Oliendo a libros.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *