excusas versando imposibles
Archivo,  Introspección

Excusas para que no duela

No eres tú pero es que tampoco soy yo. Y ése es el problema. No sé quién soy cuando estoy contigo, y no me gusta. Dedicaste más tiempo en decirme lo que necesito que no nos quedó tiempo para contarte lo que quiero. Si me hubieras dejado, sabrías que lo que no tengo es porque nunca lo quise lo suficiente. Pero que no pasa nada, está bien.

Sé que de errores también se vive pero hasta para eso necesitas querer cometerlos. Yo no quiero cometerte porque pareces más una buena decisión que tomaría otra persona, no yo. Después vienes y me dices que lo único que sé hacer es poner límites incluso antes de habernos empezado. Ya estamos.

el romanticismo no ha muerto

Me derrito cuando veo a un hombre con flores en la mano. Cuando deja caer una carta por los labios de un buzón para decirle a esa persona todo lo que sus ojos no pueden. Se me cae el corazón al suelo cuando veo cómo un hombre tiene que decir adiós a lo que más quiere. Pongo más barreras cuando me doy cuenta de que si alguien me quisiera de verdad, las saltarías todas.

Y luego vienes tú, y me ofreces de todo menos un plan al que añadirle extras. Te conformas con señalarme con el dedo y tacharme de cobarde por no querer compartir mi cama. Pero cómo quieres que me arriesgue en un mar en calma. Hace tiempo que aprendí a nadar. No. Yo busco una tormenta que me cambie, que me haga fuerte, que me enseñe.

Una vez me dijiste que soy de esas personas que acaban sacudiéndote el inmovilismo con su forma de ser y de estar.

Puede que tengas razón y tan solo sea una cobarde más, pero mis experiencias me han enseñado que nunca pierdo si empiezo de nuevo cada poco con mi mejor cara. Mientras siga buscando calor. Contigo me siento como una invitada cuando es casa lo que busco, y ser yo misma sin etiquetas, sin barreras, sin miedos, sin límites de espacio, tiempo, sin excusas para que no duela. Sin tener que traer algo a la fiesta para que estemos en paz. Porque no hay nada más triste que sentirse solo estando acompañado por decisión propia.

En serio, que no pasa nada.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

4 Comentarios

  • Tibufin salvaje apareció

    Tendrían que inventar una máquina… para que cada cual ponga sus cartas sobre la mesa y diga «Pues mira, ésta es mi mochila, ésta es la mierda que traigo conmigo. Veamos si puedes con ello». Al menos así dejarían de juzgar que exista gente con pies de plomo y pocas ganas de volver a tropezar.

    Aunque siempre estará ese día en el que bajas la guardia y no hay plomo ni plata que valga…

    • Perla

      Siempre has tenido el don de simplificar todos mis imposibles. Hacerlos reales y factibles, algo que nadie más ha logrado hasta ahora.
      Si a eso le sumas que en sí todos tus comentarios dicen mucho más que la mayoría de mis posts…Sin palabras, una vez más.

      Gracias, por quedarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *