Archivo,  Introspección

Que me hagas verdad

Que me hagas verdad, y nada más.

No quiero que me besen con el corazón, o mueran de amor por mí o maten mis monstruos. Solo pido verdad en lo que quieran darme. Que me besen queriendo, aunque sea poco. Que me toquen siendo real, siendo ahora, aunque después no quieran volver a verme. Que me hablen como si nos conociéramos de toda la vida, aunque seguramente cuando amanezca se olviden de que una vez existimos. Quiero ser, y que me dejen ser, porque la más cruda de las realidades es mejor que ser un espejismo.

No quiero un príncipe. No quiero una historia de amor perfecta. Solo quiero verdad en este mundo de mentira. No me importa si no siente. No me importa si no gusto lo suficiente como para que se arriesguen. Pero que no me conviertan en mentira.

before we go chris evans

No entiendo por qué las decisiones que nos cambiarán la vida parecen minúsculas cuando nos toca decidir. Tampoco entiendo cómo hace el resto del mundo para estar mal y vivir consecuentemente. Yo creí que madurar era pagar facturas, renunciar a lo que quieres por lo que debes, y valerte por ti mismo, por eso de que eres tú el único personaje garantizado en tu película. Qué gracia, confundir madurar con envejecer.

Me he dado cuenta de que madurar es enfrentarte a todo lo que duele sabiendo que podrías evitarlo. Sabiendo que podrías salir corriendo. Madurar es la vía difícil que nunca estará de acuerdo contigo, al menos al principio. Es el amor/odio de quien te presiona hasta los extremos porque sabe lo que vales, pero ignora lo que sufres para conseguirlo.

Madurar es saber vivir sabiendo que no eres tú al 100% y tener la paciencia suficiente como para esperarte, sin saber si algún día volverás o cambiaste de planeta.

Es cierto, cada vez escribo menos, pero cuando lo hago me desgarro un poquito más.

Quiénes somos, de dónde venimos. A dónde vamos. ¿Cuál es el sentido de mi existencia? ¿Cómo diferenciar lo correcto de lo malo? ¿Qué es moral, y qué es justo? Justicia. ¿Quién tiene el poder para sentenciar muerte? Solo aquellos lo suficientemente sabios como para imponer leyes. Leyes para personas que no tienen la habilidad de pensar por sí mismas, y preguntarse. Personas que nunca se preguntan nada.

viggo mortensen captain fantastic

No pueden diferenciar entre el bien y el mal sin una guía que les oprima las neuronas. Porque han nacido para seguir, han sido educados para asentir, aprender de memoria, asentarse. Aceptar sin rechistar. Nadie nos preguntó si queríamos pensar. Nadie nos preguntó qué opinamos al respecto.

Las personas mentalmente capacitadas y emocionalmente conscientes no necesitan leyes. A veces, lo legal es moralmente injusto e incorrecto. ¿Cómo se lo explicas al jurado? ¿Cómo hacerles entender que las leyes y los límites y las normas y los términos y condiciones son solo palabras creadas por mortales con aires de grandeza? ¿Quién es más culpable, el opresor o el que agacha la cabeza? ¿El que miente, o el que se cree la mentira?

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *