alec river belle dopium
Archivo,  Rompecorazones

Rompes tú o rompo yo

Todos en esta vida podremos encontrar consuelo si alguien nos ha roto el corazón.Pero ¿dónde quedan los que rompen corazones? ¿Acaso nos enseñan a romperlos?

Películas, libros, poemas, canciones, frases célebres y multitud de casos similares que nos ayudan a superar una ruptura, que nos hacen sentir menos solos, que nos reconforta y nos anima a pensar que todo pasará pronto. Y así es. Pero ¿dónde quedan los que rompen corazones? ¿Acaso nos enseñan a romperlos?

Nadie nombra a los que han roto la relación, porque son personas non gratas, desgraciados y desgraciadas que han decidido enamorarse de la persona equivocada, que han decidido romper matrimonios. Han decidido acabar con toda la felicidad de un plumazo. Pero en el 95% de las ocasiones, no es así. Dicen que romper una relación es mucho más difícil que ser el pobre desgraciado al que han dejado. Y es cierto. Solo las personas sin corazón rompen relaciones con frases típicas, véase «No eres tú, soy yo» «Eres demasiado buena/o para mí». ¿Perdona? ¿Rompes tú o rompo yo?

Los que de verdad sufren cuando dejan a alguien, son los que aún sienten ese cariño por esa persona, y por todo lo que han compartido. Y sobre todo, son esas personas que habrían preferido arrancarse el brazo antes de hacerle daño o verle llorar. Pero a veces la situación se desborda tanto que no queda más remedio que dar ese paso. Y cuando te decides, ¿acaso hay películas, poemas, canciones o libros que te den esa valentía necesaria? No. Todos cabrones. Todas putas.

Hay que tener un par de huevos para hacerle tanto daño a una persona de la manera más sincera y suave posible. Nos encerramos en nuestro amor propio, en nuestra desgracia, y no nos damos cuenta de que la otra persona también sufre. Puede que esté desvariando. Sí, definitivamente todos somos unos cabrones y unas putas. Mundo, sigue girando.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

2 Comentarios

  • Alba Rubio

    El daño puede cegarnos y cerrar esa ''oportunidad''de ver que no eres la única persona que puede estar sufriendo. Lo mismo, nos volvemos más egoístas que de costumbre, Pero es que, cuando estamos jodidos, lo estamos. El dolor es inevitable, y pesa más cuando sabes que al otro le fue fácil reemplazarte. No es solo ese 'joder, no ha tardado un día, sino el hecho de que la verdad te haya dado en la cara, a través de una mentira.

    ¿Duele más la verdad o una mentira ''para consolar''?

    He vuelto a irme por las ramas…

    Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *