silencio
Archivo,  Rompecorazones

Silencio

El silencio está tan mal visto que hasta existe un miedo.
El horror vacui.
Miedo al vacío.
El silencio está tan bien visto que cuando cantas en un bar, te miran con desgana y cara de asco, rezumando prepotencia.

Las palabras tienen consecuencias. La ausencia de ellas también. La única diferencia es que lo que callan es lo que más duele.

Hay tantos tipos de silencio que apenas les prestamos la atención que merecen. El silencio obligado de una iglesia que hace tiempo perdió tu respeto. El impuesto por tristeza, ésa que te arranca las palabras y te quema las cuerdas vocales, no te deja otra opción que vestirte de pentagrama sin notas. Está el que inspira, cuando estás creando algo en tu cabeza y no encuentras la salida al laberinto de ideas que te ha llevado a la más absoluta ausencia acústica. Y luego están los que se ajustan perfectamente a nuestro cuerpo.

Nuestros silencios pertenecían a esa categoría, los que compartíamos con toda la comodidad del mundo. Un gran secreto, nuestro y de nadie más. Cometí el error de confundir un silencio de corchea por uno de blanca y se me acabó el pentagrama.

Puedes intentar deshacerte de todos ellos. Pero nunca lo conseguirás. Ahora viene mi propio puzzle sin resolver: cómo olvidar los de menos que echo al silencio que me regalaban sus ojos color chocolate. Olvídate de su voz, dicen. Olvídate de su sonrisa, del nervioso movimiento de sus manos. Olvídate de cómo torcía el gesto cuando se corría. Olvídate del brillo de sus ojos cuando le sorprendías. Olvídate de las comisuras de sus labios cuando aceptaba el reto. Y no te olvides de olvidarte de su silencio.

Sí. La teoría está muy bien. Pero enséñame cómo. No es lo que no dices, es cómo te lo callas.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

2 Comentarios

  • sonadoresdelzulu

    El horror vacui…
    Me parece muy interesante lo que dices de los diferentes tipos de silencios, y sin duda es así.
    Mi padre siempre me decía que hay dos españas, una es la silenciosa y la otra la antisilenciosa. La primera es la que escucha, siente, entiende y comprende situaciones a partir de pensamientos propios y conversaciones limpias. La segunda es la que no respeta el silencio, grita e interrumpe. Tal vez un poco mas egoísta. Lo típico de que entras en un restaurante y hay una familia entera gritando como simios. Ésa familia que trata de llenar cada silencio con ruido para proporcionar una estética que tal vez no sea mejor, como el horror vacui.
    Y como decia mozart: El sonido de la musica no está en las notas, sino en el espacio entre ellas.(Otra enseñanza de mi padre)
    Tu texto me ha recordado un poco a mi padre, muchas gracias, en serio;)
    Agradecería mucho un vistazo a mi blog, a ver que te parece!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *