chica-de-portada
Archivo,  Opinión

Una chica de portada

No sé por qué me ha dado por ejercer de profesional de marketing fuera de la oficina para profundizar sobre un hecho que cada vez me alucina más: el canon de la belleza, las exigencias de la moda y las expectativas actualesPodría echarme flores y decir que he estado investigando largo y tendido para encontrar toda esta información (para más información sobre por qué ser tú mismo en lugar de hacernos caso a los publicistas, aquí otro post «¿tienes cambio?») pero lo cierto es que he seleccionado las últimas revistas que me he comprado, y ésto es lo que rezaba en sus portadas, entre otras cosas

  • Espalda Prada, piernas Ghesquière, abdomen Proenza Schouler… Estudiamos el entrenamiento específico que exige la moda de este otoño
  • Las máquinas que moldean tu figura
  • Trending topic: el colágeno ahora se bebe
  • ¿Un retoque? Cuándo, dónde y cómo
  • 5 dietas de moda
  • Helen Lindes: cuerpo y mente 10 ¡sí, quiero!
  • Belleza máxima
  • Obsesión rostro radiante: el make up estrella
  • Dinámica antiaging: alíate con las cremas y cuida tus gestos
  • Trendy workout: a cada tendencia, su entrenamiento
  • La dieta lifting: pierde años y kilos en 28 días
  • La dieta líquida, ¿el futuro de la alimentación?

7623732

Tonifica ésto, come aquello, adelgaza con estos consejos, tips para tener un vientre plano y un culo firme, recetas para mantener la línea sin pasar hambre (mentira) Sé tú misma, sí. Pero finge que eres otra. Ése parece el eslogan más vendido últimamente. La belleza natural es lo que busca un hombre. Claro, estamos de acuerdo. Pero ay de ti como salgas con esas ojeras sin maquillar a la calle, o como te vean sin peinar.

Ni se te ocurra comer comida basura. Olvídate de llevar ropa ancha o sudaderas, es muy masculino. Si te cortas el pelo, combínalo con conjuntos femeninos para contrarrestar la testosterona de tu nuevo look. Píntate las uñas, y no te las muerdas, no es bonito. Dime lo que piensas, pero no sueltes improperios, no es digno de una mujer hecha y derecha. Ponte tacones, aunque duela. Sal a correr, o apúntate a un gimnasio después del trabajo, pero no te olvides de dejar algo de tiempo para depilarte las piernas, las axilas, los brazos, muslos, entrepierna y hasta las cejas. ¿Has leído lo último en retoques?

No soy nadie para decirte lo que tienes que hacer, porque yo te entiendo. He caído y caigo exactamente en las mismas prácticas de la mujer del siglo XXI: compro esas revistas, leo los consejos de salud y belleza, como ensaladas, voy al gimnasio seis días a la semana y los domingos salgo a correr, me cuido dentro de lo que cabe y me siento (muy) culpable cuando me zampo un bollo, galleta no dietética o me paso con el pan. Pero yo no lo hago para satisfacer a los demás; no lo hago para que los tíos se fijen en mí, los jefes me asciendan o pueda hacerme selfies en ropa interior.

jennifer lawrence eating pizza

Mis motivos erradican en una infancia llena de insultos porque me gustaba (y me gusta) comer, sobre todo dulces. Era una niña rellenita que pasó a ser una adolescente rellenita que jamás se molestó en preocuparse por su físico, pero lloraba porque los chicos siempre la rechazaban. Un buen día decidí poner punto y final a mis lamentaciones, y hacer algo al respecto. Me apunté al gimnasio y fui alternándolo con comida sana y algún atracón que otro (ya sabes, el día trampa) como premio a tanto esfuerzo.

Eres humana, solo vivirás una vez y la vida es maravillosa. Así que cómete el maldito cupcake rojo aterciopelado. (Emma Stone)

Y yo ahora me pregunto. ¿Dónde está el límite entre mantenerse en forma y encajar con los nuevos cánones de belleza? Eso sí. Siempre nos repetirán que a un libro nunca se le juzga por la portada y la belleza está en el interior.

Model-Eating

Yo soy yo. Tomé medidas porque no me parecía justo que mi físico pudiera atormentarme, acomplejarme y limitarme tanto a la hora de hacer mi vida normal. Lo que quiero decirte es que si quieres comer, come. Si quieres disfrutar de un donut con un buen chocolate caliente, adelante. Hazlo. Y si quieres pasarte a la vida sana porque quieres sentirte mejor contigo misma y no quedarte sin aire al subir unas escaleras, pues bienvenido sea. Es tu salud, tu cuerpo y tu vida, y todas las decisiones que tomes deberías hacerlas en base a ti misma, y no a lo que los demás quieran, esperen o busquen de ti.

No voy a matarme de hambre por un papel. No quiero que las niñas piensen «quiero parecerme a Katniss, así que voy a saltarme la cena» Es algo que tuve presente todos los días durante el entrenamiento. Intentaba que mi cuerpo estuviera fuerte y en forma, no flaco y malnutrido. (Jennifer Lawrence)

Me hace gracia que aquellas muchachas que se matan en el gimnasio para aparentar y gustar a los chicos,  luego se quejen de que las tratan como objetos sexuales. Si priorizas cultivar tu físico y te olvidas de enriquecer tu mente entonces es normal que los demás no vean en ti más que lo que muestras: una perfecta y esbelta cáscara curtida a diario. Una chica de portada. Sé tú misma, y a la mierda lo que piensen los demás. Parece un tópico, pero es cierto: si te quieren, tienen que quererte tal como eres; alta, flaca, más ancha, estrecha, rubia, morena, con o sin pecas, no importa. Y si mi teoría no te convence, fíjate en aquellas personas que se mueren de hambre, o que tienen cáncer y se arrepienten de haber perdido tanto tiempo de sus vidas en cosas que ahora les parece lo más absurdo del mundo. Los cánones deberían estar prohibidos.

Así que, con tu permiso, voy a hacerme un bocadillo de Nutella. Porque este pequeño placer no lo cambio por nadie. Ni siquiera por Brad Pitt. Bueno, si es Brad Pitt a lo mejor me lo pienso. Pero a los demás, que les den.
Viva el chocolate y las sonrisas.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

17 Comentarios

  • Juan

    Te contradices en el post. Primero dices que te has cuidado y llevado una vida sana, pero que no lo hacías para gustar a los tíos y al párrafo siguiente pones que sufrías porque los chicos te rechazaban y que marcada por esto empezaste a ir al gimnasio. No te juzgo, a muchas personas (hombres también, aunque suele darse más en mujeres) les pasa, pero no fardes de ser tu misma y de no hacer las cosas para agradar a los demás, cuando precisamente en lo que escribes demuestras que las opiniones de los demás han influido en tus decisiones.

    No es mi intención criticarte, estoy de acuerdo con que hay que hacer las cosas por uno mismo, pero también hay que tener presente que no es fácil y que las conductas de los demás nos acondicionan, tanto para bien como para mal.

  • Laura

    No te preocupes, normalmente la gente usa el término TCA porque las otras terminologías utilizadas dan miedo. Por lo menos a mi. Es difícil? Es imposible, yo llevo así desde los 18 años. Hay épocas que son sublimes y ni me acuerdo, pueden ser hasta meses… Pero cuando eso vuelve, pega fuerte.. Y digamos que ahora no es el mejor momento de una de esas etapas.. Leer cosas así siempre gusta, pero es verdad que es difícil, por no decir imposible… Pero gracias bombón!

  • Laura

    No te preocupes, normalmente la gente usa el término TCA porque las otras terminologías utilizadas dan miedo. Por lo menos a mi. Es difícil? Es imposible, yo llevo así desde los 18 años. Hay épocas que son sublimes y ni me acuerdo, pueden ser hasta meses… Pero cuando eso vuelve, pega fuerte.. Y digamos que ahora no es el mejor momento de una de esas etapas.. Leer cosas así siempre gusta, pero es verdad que es difícil, por no decir imposible… Pero gracias bombón!

  • Laura

    Hay veces que ni las palabras más bonitas hacen que tu mente se sienta despejada, no puedes creer que las palabras que llegan a tus oídos (como todos saben de tu enfermedad) sean ciertas, tú crees que todos mienten y sólo quieren que te mejores… La mente es la parte más compleja de una persona, no poder expresar lo que siento porque no tengo con qué palabras o porque no quiero que piensen que soy muy dura conmigo misma. Tú no decides tener un TCA, eso viene solo… Voy a leer tu publicación una vez más, a ver si puedo aprender algo. Muy bien hecho Perla, para las que vivimos en ese tormento, cosas así intentan ayudarnos.. Enhorabuena (soy Laura, amiga de Ari)

    • Perla

      Desconocía que estuvieras pasando por una situación tan seria y es todo un orgullo para mi el poder llegar a gente que realmente necesita apoyo y no sabe de dónde sacarlo. Perdóname por no ahondar en el TCA porque desconozco mucho sobre el tema.

      Es difícil ser uno mismo cuando no somos lo que esperan de nosotros, pero creo que por encima de los demás, estás tú y tu opinión y lo que tú quieres. Porque eres tú y no los demás la encargada de vivir en tu cuerpo el resto de tu vida. Deberías permitirte el lujo de disfrutar de lo que te gusta, darte caprichos, concederte premios y saborear pequeños placeres tan solo porque solo se vive una vez, y ser lo que los demás quieren es olvidarte de ser tú misma para convertirte en un jarrón. Bonito, llamativo, que encaja en todas las habitaciones, pero que si se rompe, ya no vale nada, ya no sirve para nada. Y otro jarrón se colocará en tu lugar.

      Puede que me equivoque y no sepa de lo que hablo, porque es fácil decirlo. Lo difícil es hacerlo. Pero bueno, con saber que he podido serte de ayuda mínimamente, me es suficiente.

  • Laura

    Hay veces que ni las palabras más bonitas hacen que tu mente se sienta despejada, no puedes creer que las palabras que llegan a tus oídos (como todos saben de tu enfermedad) sean ciertas, tú crees que todos mienten y sólo quieren que te mejores… La mente es la parte más compleja de una persona, no poder expresar lo que siento porque no tengo con qué palabras o porque no quiero que piensen que soy muy dura conmigo misma. Tú no decides tener un TCA, eso viene solo… Voy a leer tu publicación una vez más, a ver si puedo aprender algo. Muy bien hecho Perla, para las que vivimos en ese tormento, cosas así intentan ayudarnos.. Enhorabuena (soy Laura, amiga de Ari)

    • Perla

      Desconocía que estuvieras pasando por una situación tan seria y es todo un orgullo para mi el poder llegar a gente que realmente necesita apoyo y no sabe de dónde sacarlo. Perdóname por no ahondar en el TCA porque desconozco mucho sobre el tema.

      Es difícil ser uno mismo cuando no somos lo que esperan de nosotros, pero creo que por encima de los demás, estás tú y tu opinión y lo que tú quieres. Porque eres tú y no los demás la encargada de vivir en tu cuerpo el resto de tu vida. Deberías permitirte el lujo de disfrutar de lo que te gusta, darte caprichos, concederte premios y saborear pequeños placeres tan solo porque solo se vive una vez, y ser lo que los demás quieren es olvidarte de ser tú misma para convertirte en un jarrón. Bonito, llamativo, que encaja en todas las habitaciones, pero que si se rompe, ya no vale nada, ya no sirve para nada. Y otro jarrón se colocará en tu lugar.

      Puede que me equivoque y no sepa de lo que hablo, porque es fácil decirlo. Lo difícil es hacerlo. Pero bueno, con saber que he podido serte de ayuda mínimamente, me es suficiente.

  • Bego Asomadaalalocura

    Totalmente de acuerdo, Perla!! Creo que el problema radica en que somos intolerantes, ya no me refiero a cánones de belleza si no de forma de vida, tan respetable es que tu vayas al Gym como que yo no lo haga pero nos empeñamos en separarnos en grupos, esto si – esto no… dejemos de juzgarnos por nuestra forma de vida o por nuestros kilos de más, que exista gente diferente debería enriquecer no separar…
    Un saludo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *