Archivo,  Introspección

Y si tuviera cáncer

Espero no saber nunca qué es pender de un hilo, no saber si despertarás, sentir cómo algo maligno va comiéndose tu interior, privándote de vivir. The fault in our stars es un libro que recomiendo a todo el mundo. El tema del cáncer parece algo muy usado ya, y luego están estos libros que te dan en las narices y te dicen: «¿ah sí? Pues toma mi versión

«I am» he said. He was staring at me and I could see the corners of his eyes crinkling. “I’m in love with you, and I’m not in the business of denying myself the simple pleasure of saying true things. I’m in love with you, and I know that love is just a shout into the void, and that oblivion is inevitable, and that we’re all doomed and that there will come a day when all our labor has been returned to dust, and I know the sun will swallow the only earth we’ll ever have, and I am in love with you»

Durante todo el libro no he podido evitar preguntarme: ¿y si tuviera cáncer? ¿Cómo sería mi vida? ¿Conservaría a mis amigos de siempre o la enfermedad me alejaría irremediablemente de ellos? Cuando alguien tiene cáncer, todos los no-cáncer tenemos la misma reacción; una mezcla entre pena y frustración, rabia e impotencia, y sobre todo, falta de comprensión. Porque creemos que sabemos, creemos que entendemos y, en realidad, no somos conscientes de lo que es vivir sabiendo que tienes un reloj que ha empezado su cuenta atrás.

Puedes intuir el final, adivinarlo, incluso deducirlo, pero nunca llegar a acertar en una medida de tiempo concreta. «Te quedan tres meses de vida, cuatro a lo sumo» ¿Qué coño haría yo si alguien me dijera eso? ¿Cómo me plantearía la vida? ¿Me encerraría, maldiciendo al destino y a la injusticia del mundo? ¿Sacaría fuerzas de donde no las hay y lucharía contra todo, viviendo hasta el último segundo? ¿Y mis padres? ¿Qué sería de ellos sin mí? ¿Cómo vivir sabiendo que van a sufrir por algo que está dentro de mí?

El cáncer es algo muy duro.. Y no nos damos cuenta. La de veces que me habré topado con personas ciegas, y qué sonrientes y felices eran. Amables y optimistas. Envidiable. No pueden ver, y aún así miran más al mundo que los que sí tenemos el don de la vista. ¿Qué dice eso de todos nosotros? Si me quedara sin ojos, me hundiría. Si me quedara sin pierna, me hundiría. Si me quedara sorda, me hundiría. Y ahí están ellos, demostrándonos a todos que vivir no consiste en tener un puñado de sentidos, o en tener todos los miembros en su sitio. No.

Vivir requiere de una fuerza que no todos tenemos. Hay que echarle valor a la vida, porque a todos nos tocará perder. Todos desapareceremos de este mundo. Y qué inconscientes somos. Vive cada día como si fuera el último, porque algún día lo será. El tiempo vale demasiado para desperdiciarlo.

More at:
Facebook
Tumblr
Google+

Mi CV dice de mí que voy de SEO con título en PPC y me va el SMO. Qué locura. Los desconocidos dicen de mí que rubia lista en mano es tan poco habitual que se dejan encandilar. Yo digo que Jekyll&Hyde y aquí no ha pasado nada.

Un Comentario

  • Alba Rubio

    Uno de los mejores libros que he leído. Casi puedes tocar con la punta de los dedos las emociones de los personajes aunque, como bien dices, nunca se llegue a conocer del todo lo que fluye a través de su piel.

    Un abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *